Epidemiológicamente hablando, en Granma todo pareciera estar en calma, sin embargo, el coronavirus puede estar en cualquier parte en este momento, incluso en personas que pasan desapercibidas porque están asintomáticas.

Esta es una de las características del virus, que puede no referir síntomas en determinados pacientes durante un período mayor a diez días y es ahí donde radica el peligro.

El impacto de la pandemia en nuestra provincia ha sido de 10 personas confirmadas, para una tasa de 1.2 por cada cien mil habitantes. Los municipios Guisa, Jiguaní, Bayamo, Río Cauto y Manzanillo, fueron los territorios que reportaron a esa cifra.

Desde que se iniciaron las acciones intensivas se han ingresado en este territorio oriental 164 personas en centros de aislamiento para extranjeros, contactos y sospechosos. Aunque hace más de una semana no se reportan nuevos casos, se mantiene la pesquisa activa en la comunidad, porque el riesgo sigue latente.

“Nos encontramos aun en una etapa de pesquisa activa en los diferentes grupos de riesgo, principalmente en aquellas personas mayores de 60 años, en ancianos solos y personas con enfermedades crónicas no trasmisibles. Para ello estamos utilizando a los estudiantes de medicina.” Acotó la doctora Idoneida Recio Fornaris, directora del centro provincial de higiene y epidemiología, quien además informó que desde que se comenzó el examen de tira rápida se han hecho 934 pruebas, sin reportar ninguna positiva. Ello no quiere decir que no exista la posibilidad de nuevos casos, porque no se ha logrado llegar al ciento por ciento de la población.

Por tanto, la estabilidad epidemiológica no nos puede llevar a pensar que ya todo regresó a la normalidad. Ahora es cuando más hace falta extremar medidas, porque la prevención es la solución más efectiva ante una pandemia.

“Hay que mantenerse en asilamiento social, lavarse frecuentemente las manos, usar las mascarillas o nasobucos y evitar el traslado innecesario a sitios públicos o a otros territorios.”

El primer secretario del partido y presidente del consejo de defensa en nuestra provincia, Federico Hernández, dijo que existen en este momento dos tareas priorizadas que deben encausarse y controlarse en todos los municipios de cara a las actuales circunstancias que sin dudas golpearán la vida soicioeconímica del país.

Granma tiene que responder con mayor vigilancia epidemiológica, para garantizar estabilidad de salud en su población, sobre todo en los grupos de alto riesgo, pero también los granmenses tenemos que dar una respuesta superior de productividad en los sectores que tributan alimento al pueblo, toda vez que disminuirán las importaciones desde otros países por la situación que ha generado la Covid en el mundo.

La confianza y el descuido no pueden ser ahora una práctica, más bien se debe aumentar la precepción del riesgo y aportar más a la producción y al autoabastecimiento.

Comparte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

17 − trece =