El Centro de InmunoEnsayo (CIE) culminó recientemente la etapa de desarrollo del diagnosticador UMELISA SARS-CoV-2, un reactivo para la tecnología SUMA que sería capaz de detectar el virus en una mayor cantidad de personas, con métodos ciento por ciento cubanos.
    Rebeca González Fernández, comunicadora institucional del centro y especialista de la vicedirección de investigaciones, explicó a la Agencia Cubana de Noticias que desde que comenzó la pandemia se trabaja para poner la tecnología SUMA en función de la actual crisis sanitaria.
La red de laboratorios SUMA se encuentra en todos los municipios del país, y lo que permite llegar a una mayor cantidad de población pesquisada, poniendo énfasis en aquellos que pudieran tener la enfermedad, pero continuar asintomáticos.
Tras culminar la etapa de desarrollo se realizarán pruebas de terrenos para cumplimentar el protocolo establecido por el Centro Estatal para el Control de Medicamentos y Equipos Médicos, que es el encargado de su registro.
Posteriormente se pasaría a una etapa de producción, distribución y de capacitación a la red de laboratorios en este, aunque, según explica González Fernández, los técnicos tienen una vasta experiencia con la tecnología SUMA puesto que se utiliza desde la década del 80 en el archipiélago.
La introducción de nuevos diagnosticadores de la tecnología SUMA no es un proceso desconocido para el CIE, por ejemplo, en 2019 se sumó al tamiz neonatal el diagnóstico de la fibrosis quística.
Contar con una tecnología propia en la mayor de las Antillas para la detección del nuevo virus que afecta a casi todas las naciones del mundo, garantiza soberanía, menores costos de producción y reduce la importación y compras en el extranjero de productos ahora mismo muy cotizados.
Para la obtención del diagnosticador, el CIE (institución perteneciente al grupo BioCubaFarma) ha contado con el apoyo constante del Ministerio de Salud Pública y otras instituciones del Grupo Empresarial, quienes han dispuesto todo lo necesario para su producción, destacó la especialista.
El objetivo con el que hasta el momento se ha utilizado la tecnología SUMA es el de realizar pesquisas a grandes grupos poblacionales que permitan detectar a posibles pacientes para luego realizarles estudios más específicos.
Gracias a esta tecnología del Centro de InmunoEnsayo se benefician desde hace años millones de cubanos, puesto que se utiliza en programas como el materno infantil para la detección de defectos del Tubo Neural y del Hipotiroidismo Congénito, entre otros.
Tal vez uno de sus usos más conocidos en la población es para detectar el Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH) en todas las gestantes y su pareja, lo que ha permitido que Cuba fuera declarada por la Organización Mundial de la Salud desde 2015 como país libre de transmisión materno-infantil.
Comparte

Un comentario en «Cuba: un paso más cerca de diagnosticar el SARS-CoV-2 con tecnología nacional»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

20 + diez =