Marino Murillo Jorge, miembro del Buró Político del Partido y jefe de la Comisión Permanente para la Implementación y Desarrollo, compareció en el programa Mesa Redonda para informar detalles sobre el inicio de la Tarea Ordenamiento

Población de La Habana en la nueva normalidad,  esquina de 23 y G, Vedado, Plaza.
La Tarea Ordenamiento, insistió Marino Murillo, se ha diseñado para lograr efectos positivos en la vida nacional. Foto: Endrys Correa Vaillant

Con el inicio de la Tarea Ordenamiento, a partir del 1ro. de enero, se elimina el CUC en el funcionamiento de la economía, aunque quedan seis meses para recoger esa moneda, y existirá un único tipo de cambio de 1 dólar x 24 pesos cubanos (CUP), reiteró este viernes Marino Murillo Jorge, miembro del Buró Político del Partido y jefe de la Comisión Permanente para la Implementación y Desarrollo, durante una comparecencia en el programa Mesa Redonda.

Informó que ya están publicadas en la Gaceta Oficial las normas que implementan el ordenamiento, que suman unas 110, aproximadamente, las cuales se concibieron casi como procedimientos, con el propósito de evitar errores.

Sobre los aspectos generales, subrayó que «hacer una devaluación y quitar una moneda en cualquier lugar del mundo no es muy complicado en términos técnicos, el problema es hacerlo y, al mismo tiempo, eliminar los subsidios excesivos y gratuidades indebidas y transformar los ingresos, en un país socialista, donde nadie quedará desprotegido».

Resaltó que, con la unificación, queda una sola moneda de curso legal: el peso cubano (CUP); todas las transacciones se expresan en CUP y se garantizan los depósitos y el efectivo en poder de la población a la tasa de 24 x 1.

Marino Murillo recordó que en la economía cubana han existido dos circuitos monetarios: el del sector de las entidades, que operaba con un tipo de cambio de 1 x 1 y el sector de las personas naturales, que operaba con un tipo de cambio de 1 x 24.

Ante este escenario, dijo, ya el peso cubano estaba devaluado en el sector de las personas, debido al cambio de Cadeca. Entonces, con el tipo de cambio aprobado de 1 x 24 se resuelve la dualidad cambiaria sin hacer otra devaluación en el sector de las personas.

Por tanto, reiteró, la solución ha sido devaluar el peso cubano contra el dólar en el sector de las entidades y dejar el tipo de cambio que existía en el circuito monetario de las personas. De este modo, a partir del 1ro. de enero se elimina la dualidad monetaria y cambiaria, al quedar una sola moneda y una sola tasa de cambio en los dos circuitos.

No obstante, añadió, esta medida sí tendrá un efecto en el sector de las personas porque, al mismo tiempo, se eliminan los subsidios y se transforman los ingresos, o sea, salarios, jubilaciones y pensiones.

En cuanto al sector de las empresas, detalló que, al variar el tipo de cambio de 1 x 1 a 1 x 24, todas las importaciones, al menos en un primer momento, se encarecen.

A ello se suma, de acuerdo con Murillo Jorge, que el incremento del salario forma costos y los precios empresariales suben; por tanto, también se mueven los precios minoristas, pues de lo contrario habría que subsidiarlos, y ya se ha explicado que lo lógico es subsidiar personas y no productos.

Entonces, resumió, la medida consiste en quitar el CUC, adoptar el tipo de cambio de 1 x 24, (todo el mundo con una sola moneda y un solo tipo de cambio), suben los precios empresariales, como efecto de la devaluación y de la reforma de salario, suben los precios minoristas también, y para que las personas puedan asumir los nuevos precios, hay que transformar los ingresos.

Para ilustrar los efectos de la devaluación en el sector empresarial, Marino Murillo ratificó que las entidades exportadoras tendrán mejores resultados, lo que se ajusta a los propósitos de Cuba de estimular las exportaciones.

La clave, sugirió, es tratar de exportar mucho e importar poco, porque si exportas, ingresas 24 pesos por cada dólar; pero, a su vez, cada dólar de importación equivale a 24 pesos. Por tanto, esta medida apoya, desde el punto de vista económico-financiero, la estrategia aprobada por el país, ya que constituye un estímulo a las exportaciones y un desestímulo a las importaciones.

El Jefe de la Comisión Permanente para la Implementación y Desarrollo también comentó que el diseño prevé que los precios empresariales crezcan aproximadamente 12 veces. En ese sentido, aseguró que, si el tipo de cambio sube 24 y los precios empresariales se incrementan 12 veces, ese es el mejor beneficio.

Subrayó que ese crecimiento de los precios empresariales en el orden del 50 % del nuevo tipo de cambio, es la primera medida antinflacionaria en la economía cubana. El control de la inflación comienza con el diseño de los precios mayoristas, acotó.

Todo ello, al decir de Marino Murillo, le va a exigir a las empresas trabajar con más eficiencia, que no se logra solo con poner un único tipo de cambio ni con administrar el crecimiento de los precios por el Gobierno, sino que también toca, como se ha venido haciendo, dotar de mayores facultades al sistema empresarial para que tenga una capacidad de reacción superior.

En términos conceptuales, recalcó que una devaluación real ocurre cuando el crecimiento de los precios empresariales es menor que el crecimiento del tipo de cambio, que es lo que se pretende en la economía cubana.

Sin embargo, si el tipo de cambio va de 1 x 1 a 1 x 24 y los precios empresariales subiesen 24 veces también, se anula el efecto de la devaluación y eso se llama, en materia financiera y monetaria, devaluación nominal.

Pero, en palabras de Murillo Jorge, puede existir una variante peor, si el tipo de cambio va de 1 x 1 a 1 x 24 y los precios empresariales suben de 1 x 24 a 1 x 30, entonces no hay devaluación, sino apreciación de la moneda, es decir, ocurre un efecto totalmente contrario.

Para Cuba, puntualizó, es importante, en el primer año, controlar la inflación que de forma natural implica una devaluación de la moneda. Además, insistió en que la medida se ha diseñado para lograr efectos positivos; pero es preciso generar riquezas y ser más eficientes en el trabajo.

Comparte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

17 − 11 =