El director general para EE. UU. de la Cancillería cubana, afirmó, que «el secretario de Estado. Michael Pompeo, miente deliberadamente»

Foto: Fotocomposición tomada de internet

«Cuba se opone al terrorismo: ha sido víctima de este flagelo, nunca patrocinadora. La desprestigiada administración de Trump hace todo lo posible por entorpecer y evitar un mejoramiento de las relaciones durante la presidencia de Biden», expresó el Presidente de la República, Miguel Díaz-Canel, en su cuenta de Twitter, al comentar la fraudulenta y arbitraria inclusión de la Mayor de las Antillas como nación que favorece tan denigrante práctica.

También el Parlamento cubano rechazó la presencia del país en la espuria lista, mediante una declaración de su Comisión de Relaciones Internacionales, en la cual denuncia que «Estados Unidos no tiene ni autoridad ni mandato, y mucho menos moral para hacerlo, cuando realmente son ellos quienes promueven, patrocinan y financian el terrorismo, a la vez que protegen a sus agentes y a verdaderos asesinos que, después de sus crímenes, se pasean libremente por el territorio estadounidense. Denunciamos ante los legisladores del mundo esta nueva agresión».

Al respecto, Carlos Fernández de Cossío, director general para Estados Unidos del Ministerio de Relaciones Exteriores, afirmó, ante la prensa, que «el secretario de Estado. Michael Pompeo, miente deliberadamente».

Nuestro país no le reconoce autoridad a esa lista por ser concebida por ellos mismos, expresó el diplomático. «Su único fin es difamar contra países con los que Estados Unidos tiene desavenencias o discrepancias». Agregó que Cuba ha sido víctima del terrorismo organizado, financiado y perpetrado por la Casa Blanca, o por individuos y organizaciones que radican u operan en el territorio de esa nación, bajo la tolerancia de esas mismas autoridades.

Argumentó que la nueva agresión responde a un oportunismo político de aquellos funcionarios que se sienten en deuda, derivada de las promesas electorales recientes. Se debe, además, a los que adelantan favores, de cara al año 2024 a grupos minoritarios de personas.

«Hay otra razón adicional, esta medida se toma por un gobierno saliente con el objetivo evidente de tratar de imponer obstáculos a cualquier recomposición futura de las relaciones entre Cuba y Estados Unidos», aseguró, y añadió que otro de sus objetivos es impactar en el comercio, las finanzas y las transacciones generales con nuestro país.

Comparte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

4 × 1 =