Una sensible razón cambió la calma este domingo de los pobladores de Jiguaní en la provincia de Granma. El pueblo en notable pesar recibió a cinco de sus más jóvenes hijos que perdieron la vida en un trágico accidente.

Regresaban de la capital del país donde cumplían con una misión encomendada por la revolución como integrantes del contingente de educadores Los valientes.
Sus nombres, Yanlis Valdés Guerra, Mailin Riveron Rosales, Dayannis Granda Valdés, Yuri Quesada Franco, y Yanitza Quesada Fuentes.

Inmediatamente se creó un grupo temporal para la organización de las honras fúnebres, que además dispuso decretar tres días de duelo local a partir de este 31 de enero.

Los restos mortales de los cinco fallecidos se recibieron en la sala techada 19 de Mayo de Jiguaní, aunque por decisión familiar, uno de ellos fue trasladado hasta su vivienda.

La instalación deportiva devenida en sitio de apoyo a familiares y amigos de las víctimas, contó con la presencia de autoridades políticas y gubernamentales, representantes de las organizaciones de masas e instituciones que brindaron su acompañamiento en este momento de tanto dolor.

Con la necesaria organización y el estricto cumplimiento de las medidas higiénico sanitarias para la prevención de la covid – 19, los jiguaniceros tuvieron acceso al recinto para transmitir sus condolencias.

Junto a cada féretro, la medalla post morten de la Distinción por la Educación Cubana, en reconocimiento a la labor pedagógica desempeñada y a la actitud consecuente con nuestros principios revolucionarios.

Alrededor de las 3 de la tarde se procederá al entierro en la necrópolis de la localidad, dónde el último adiós hará eterno el ejemplo de estos pedagogos que frente a las aulas, dejaron un evangelio vivo en la formación de las nuevas generaciones.

Comparte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

6 − 1 =