Bayamo, Granma.–Si las emociones pudieran medirse sería muy difícil definir el instante más conmovedor que han vivido los Alazanes de Granma, desde el batazo que los colocó, por tercera ocasión en un lustro, en la cima del podio de la pelota cubana, hasta su llegada, este lunes, a la ciudad Monumento Nacional.

Roel Santos, primer bate y jardinero central del equipo de Béisbol de la provincia de Granma, campeón de la LX Serie Nacional, porta la copa del triunfo a su llegada al estadio Mártires de Barbados, ciudad de Bayamo, Cuba, 5 de abril de 2021. FOTO/ACN Armando Ernesto CONTRERAS TAMAYO/dirr

Algunos dirán que fue el momento del grito colectivo en el terreno, y otros pudieran asegurar que fue el instante de alzar la corona; pero no faltarán los que digan que fue su vuelta a casa como tricampeones la más emotiva de todas estas jornadas, cuando los caballos granmenses recibieron su mayor trofeo: el cariño de un pueblo entero que los agasajó en cada arteria por la que transitaron con corceles de tela colgados desde los balcones; ingeniosos carteles hechos a mano y el estrepitoso ruido de cornetas y cacerolas.

Desde las redes sociales, donde también cientos de apasionados al béisbol hicieron suya la victoria del conjunto, les llegó la felicitación del Presidente Miguel Díaz-Canel Bermúdez, quien escribió en Twitter: «¡Granma es Campeón de la pelota cubana! Felicidades a los Alazanes y a su mánager Carlos Martí. Reconocimiento también para los Cocodrilos de Matanzas. En medio de los desafíos de la COVID-19, volvimos a vivir las emociones de nuestro deporte nacional».

No menos vibrante resultó la ceremonia de recibimiento en la sede del estadio bayamés Mártires de Barbados, donde de forma inédita, el experimentado director Carlos Martí y el capitán del equipo, Carlos Benítez, les entregaron a las máximas autoridades del Partido y del Gobierno en la provincia, sus medallas de campeones como expresión de un resultado que –según dijeron en varias ocasiones– siempre tuvo como principal meta darle el alegrón al pueblo.

«Gigantes de la humildad» como los bautizara Federico Hernández Hernández, primer secretario del Partido Comunista de Cuba en Granma, al destacar no solo la calidad individual de los atletas, sino además, el desempeño y la unidad del equipo, los Alazanes volvieron a alzar el trofeo que ya habían conseguido en la 56 y 57 Series Nacionales para sellar un encuentro en el que no faltaron los vítores, las iniciativas y hasta el baile de algunos de sus protagonistas.

Allí supieron, otra vez, de cuánto han calado en la afición granmense, esa misma que, en esta ocasión, desde casa –debido al distanciamiento físico que impone la pandemia–, seguirá festejando, por muchos, muchos más días, que los Alazanes son campeones.

Foto: CMKX
Foto: CMKX
Foto: CMKX
Foto: CMKX
Foto: CMKX
Comparte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ocho + 17 =