En la provincia de Granma se fomentan las casas de cultivos protegidos.  Productores especializados en la siembra de las hortalizas fomentan la diversidad de vegetales no sólo para la venta en mercados, sino también para el autoabastecimiento de las empresas.

En la provincia de Granma se fomenta la siembra de hortalizas y vegetales en las conocidas casas de cultivos protegidos, y se incrementan otras de forma rústica, que permiten preservar a las plantas de la incidencia de la alta radiación solar y de las fuertes lluvias.

En la zona de La Pupa, en Bayamo, unos siete trabajadores se especializan en el manejo integral y técnico.

“Estamos ya inmersos en la producción de la moneda dura, MLC, contamos con dos casas del ají picante serrano, tenemos también en preparación otras cinco casas con programa de mejoramiento de suelos para darle mejores condiciones a esta producción de ají”,  comenta Yendris Reyes Matos, Director del Módulo de casas de cultivo de La Pupa, en Bayamo.

En una de las casas se producen las propias posturas con las que se logra la renovación de los cultivos, como tomate, pimiento, pepino, y otros. Mientras se garantiza el autoabastecimiento de los trabajadores del sistema de la agricultura desde aquí.

“En este programa de desarrollo de las producciones agropecuarias estamos inmersos en el desarrollo de las producciones que nos van a dar mejoramiento en los servicios, en los platos de nuestros trabajadores, en la venta, de carne de cerdo, huevo, arroz, frutales, viandas y hortalizas”, dijo José Benjamín Causilla, Dtor UEB Aseguramiento y Servicios MINAG Granma

Se trata de estrategias extendidas a varios municipios, para mantener todo el año las hortalizas y los vegetales.

Comparte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

20 − diez =