El 15 de abril de 1961 aviones de fabricación estadounidense bombardearon las bases aéreas de Ciudad Libertad, San Antonio de los Baños y Santiago de Cuba, con la intención de destruir los pocos recursos que tenía la aún joven Revolución para su defensa.

El ataque fue rechazado por el fuego antiaéreo de los milicianos y soldados rebeldes. Estas acciones se conocen como el preludio del Ataque mercenario a Playa Girón. Sobre dicha epopeya iniciamos hoy en nuestro espacio una sección dedicada a rememorar aquellos momentos vividos por los cubanos.

Comparte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 × tres =