Desde el 11 de marzo de 2020, cuando se introdujo la COVID-19 en Cuba, ya se acumulan 500 fallecidos por esa enfermedad que en los últimos meses se ha hecho difícil su control en el tercer rebrote que afecta a 190 países del mundo.

El doctor Francisco Durán, director nacional de epidemiología del Ministerio de Salud Pública (Minsap) en su habitual comparecencia transmitida por la Televisión Cubana, informó, además, que en lo que va de abril y hasta el cierre de ayer se diagnosticaron en el país 15 mil 172 casos positivos al SARS-CoV-2, con un promedio de mil 011 por día, y 79 personas murieron por esa causa.

Precisó la autoridad sanitaria del Minsap que en las últimas 24 horas se diagnosticaron mil 040 personas con la COVID-19 en los laboratorios de biología molecular del país y nueve fallecidos por complicaciones del virus, pues padecían otras comorbilidades.

Advirtió una vez más sobre la importancia de reforzar todas las medidas adoptadas y recabó en la participación popular para cortar la transmisión de la epidemia, cuyos indicadores son desfavorables y se ha hecho más letal la enfermedad.
De los 91 mil 448 casos confirmados desde marzo del año precedente, se mantienen activos ingresados cuatro mil 750, de ellos cuatro mil 677 con una evolución clínica estable.

Al cierre de este jueves se mantienen en terapia intensiva 73 pacientes, de los cuales 30 críticos y 43 graves, lo que traduce la complejidad de la transmisión desde hace varias semanas, alertó el avezado epidemiólogo.

Llamó la atención sobre que el 95% de los diagnosticados ayer (988) son contactos de contagiados anteriormente y se acumulan un total de 85 mil 955 el (93,9%).

Alertó sobre la importancia de usar correctamente el nasobuco, mantener el distanciamiento físico y el lavado frecuente de manos y superficies, si se tiene en cuenta que las personas asintomáticas son más propensas a contagiar a otros con ese virus del cual en Cuba existen cinco variantes genéticas y seis mutacionales.

Al cierre de ayer del total de diagnosticados el 49,9% (519) estaban totalmente asintomáticos y ya se acumulan el 51,1% del total de positivos a la COVID-19 con 46 mil 750 personas que no presentaban síntomas al momento de realizarle las pruebas, indicó el doctor Durán.

En la jornada se dieron mil 021 altas médicas y ya suman 86 mil 142 pacientes recuperados (94,2%) aunque no están exentos de tener un grupo de secuelas.

Este jueves se diagnosticaron 119 menores de 20 años, de los cuales 106 en edades pediátricas y se acumulan 11 mil 328 niños, jóvenes y adolescentes que han tenido la COVID-19.

También se incluyen en el reporte de la última jornada seis menores de un año, cuatro de La Habana, uno de Matanzas y otro de Pinar del Río, y ya suman 596 lactantes diagnosticados en el curso de la pandemia.

Actualmente Cuba tiene 41 eventos activos, de ellos, 23 comunitarios y 18 institucionales y en total La Habana, con 13, es el territorio con la mayor cifra.

Muchas veces los eventos institucionales hacen que los trabajadores lleven la transmisión a la comunidad, alertó Durán.

Asimismo, explicó que se procesaron 22 mil 418 muestras para el diagnóstico de la COVID-19 en todos los territorios, incluido el municipio especial Isla de la Juventud.

Las cifras disminuyen en casi todas las provincias, mientras, La Habana, Matanzas, Santiago de Cuba, Granma, y Sancti Spíritus, mantienen números elevados de infectados, significó.

Aunque en algunos territorios los casos positivos a la COVID-19 están disminuyendo, Durán llamó a no confiarnos y seguir arreciando las medidas adoptadas por la máxima dirección del país para controlar la pandemia que solo ayer en el mundo mató a 12 mil 895 personas y más de 17 millones permanecen activos con el virus.
ia/gbe

Comparte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

20 − diez =