La aplicación de la tercera dosis del candidato vacunal CIGB-66 (Abdala), en fase III de ensayo clínico, comienza hoy en las localidades de Bayamo, Guantánamo y Santiago de Cuba y se extenderá hasta el primero de mayo.

Según María del Carmen Ricardo, investigadora principal, el estudio aconteció de forma exitosa en las etapas anteriores y se prevé continúe así gracias a la profesionalidad del equipo de salud y la activa participación de los voluntarios involucrados.

Dijo en exclusiva a la ACN que en la primera jornada de mayo concluye la inoculación de esta dosis de Abdala, pero prosigue el estudio en aras de comprobar la eficacia del producto, variable fundamental en esta fase, además de la bioseguridad e inmunogenicidad.

Ricardo explicó que dos semanas después de esa vacunación empieza, mediante la pesquisa, la detección de personas incluidas en el ensayo con manifestaciones sintomáticas del virus SARS-CoV-2 o el diagnóstico positivo de la enfermedad, en tanto ellos tributan de modo directo a la determinación de ese indicador.

Precisó que a los voluntarios se le realizará otra extracción de sangre luego del día 56 con el propósito de comparar los niveles de anticuerpos respecto a la inicial.

Con la intención de avalar la calidad del desarrollo de este ciclo, la doctora comentó los resultados de la reciente visita de autoridades de la agencia reguladora del Centro para el Control Estatal de Medicamentos, Equipos y Dispositivos Médicos (Cecmed), quienes tras recorridos por los vacunatorios de las localidades corroboraron la adherencia al protocolo y a las buenas prácticas clínicas.

Expresó su satisfacción y la de los investigadores, poco más de 500 en el extremo suroriental del archipiélago –jóvenes en su mayoría-, por la positiva evaluación, porque cualquier señalamiento podría invalidar el progreso de uno de los cinco candidatos vacunales con los que cuenta Cuba para contener la pandemia.

A la par de esta etapa también inicia la administración del inmunógeno a quienes recibieron placebo en la fase II, en cumplimiento del compromiso asumido por el Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología (CIGB), institución promotora de la formulación Abdala, con quienes de manera altruista ayudaron al avance de la indagación a niveles superiores.

La especialista aseguró la citación de más de 200 voluntarios que, luego de la apertura de los códigos y de confirmarse su condición como placebos, recibirán la vacuna CIGB-66 en el sitio clínico del hospital Saturnino Lora, de esta ciudad, y agradeció su doble altruismo y contribución al estudio.

El ensayo clínico Abdala abarca, desde su comienzo el 7 de diciembre de 2020 hasta la fecha, a más 48 mil 700 personas que espontáneamente decidieron aportar, con su brazo, a la batalla por la vida y contra la COVID-19 de Cuba y el mundo.

Comparte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diecinueve + diez =