No obstante los favorables resultados en el manejo y control de casos importados con la COVID-19, los viajeros cubanos constituyen la mayoría de los pacientes contagiados desde el exterior con la enfermedad infecciosa, afirmó un experto del Ministerio de Salud Pública de Cuba (MINSAP).

En declaraciones a la Agencia Cubana de Noticias, el doctor Carmelo Trujillo Machado, jefe del departamento de Control Sanitario Internacional del MINSAP, puntualizó que de las 42 mil 364 personas que arribaron al país del 6 de febrero al 16 de abril, solo 909 fueron positivas en coronavirus SARS-CoV-2, causante de la COVID-19, el 83 por ciento de ellos (759) cubanos.

El especialista destacó que una gran parte de los nacionales que viajaron por diferentes motivos a Rusia retornaron como positivos por SARS-CoV-2; del mismo modo sucedió con más de las tres cuartas partes de los coterráneos que regresaron de España.

En medio de la compleja situación epidemiológica internacional, viajar es un riesgo, dijo, y detalló, que otros orígenes donde los cubanos tienen altas posibilidades de volver contagiados son Estados Unidos, México, Panamá y Jamaica.
Trujillo Machado expuso que a finales del pasado año, cuando las estadísticas evidenciaron una baja transmisión del virus en la nación, se flexibilizaron algunas medidas para la entrada de viajeros al país, entre las que destacaron el incremento de los vuelos internacionales desde y hacia Cuba, así como el aislamiento de los viajeros en sus lugares de permanencia.

Sin embargo, dijo, se comprobó en el terreno que una parte considerable de los individuos no mantenía el aislamiento durante los siete días dispuestos, y también hubo dificultades con la transmisión de la información de los PCR (Reacción en Cadena de la Polimerasa) en tiempo real, lo cual impactó en el aumento del número de pacientes confirmados.

En consecuencia, la dirección del país retomó el aislamiento en las instituciones designadas por las autoridades en todas las provincias, y también se redujo un número importante de vuelos hacia la mayor de las Antillas, especialmente desde las naciones con una delicada situación epidemiológica y sanitaria.

Detalló el funcionario que los protocolos vigentes se mantendrán en funcionamiento hasta que el Estado lo disponga, y el cambio de la medida dependerá de la situación epidemiológica nacional e internacional, así como de los signos que muestra el mundo de una verdadera recuperación.

La disminución de vuelos procedentes del exterior afecta económicamente a Cuba, pero actualmente nuestra prioridad es la reducción de la incidencia de la enfermedad en todo el territorio nacional, afirmó Trujillo Machado.

Comparte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

tres × dos =