Dijo el Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz que Cuba no da lo que le sobra, sino que comparte lo que tiene. Es admirada, porque habla con voz propia, sin pedirle permiso al poder en aras de defender sus principios. No exporta sus concepciones políticas ni su modelo de desarrollo económico y social, lo único que desea para el mundo es el mismo bien que construye para su gente.

No es casual entonces que, desde las palabras del General de Ejército Raúl Castro Ruz, en su informe central al 8vo. Congreso del Partido Comunista de Cuba, el de la continuidad, aparezcan la solidaridad con la República Bolivariana de Venezuela, Nicaragua, Bolivia; el respeto por los procesos políticos en México y en Argentina, el apoyo a la justa causa del expresidente Luiz Inácio Lula da Silva; la expresión de que el Caribe siempre podrá contar con Cuba, el respaldo a la autodeterminación de Puerto Rico, y el compromiso inconmovible con la unidad de América Latina y del Caribe. Tampoco es obra del azar el reconocimiento, a pesar de las diferencias políticas existentes, de los avances en los vínculos con la Unión Europea, la colaboración con los países de África y el apoyo a las causas de los pueblos palestino y saharaui.

Fruto de una histórica amistad es la consolidación de las excelentes relaciones con los partidos y gobiernos de la República Popular China, la República Socialista de Vietnam, la República Democrática Popular Lao y la República Popular Democrática de Corea, también abordados por el compañero Raúl.

Cuando más de cien organizaciones políticas del todo el planeta saludan al cónclave de la organización partidista cubana, o felicitan al Primer Secretario electo, el Presidente de la República, Miguel Díaz-Canel, se muestra también el reconocimiento a la verticalidad de una obra, que tiene sus basamentos, justamente, en sus orígenes: en el Partido Revolucionario Cubano, cuyo fundador y guía selló como un principio universal que Patria es Humanidad, y cual visión integradora de la región, la de impedir con la independencia de Cuba que se extiendan por las Antillas los Estados Unidos y caigan, con esa fuerza más, sobre nuestras tierras de América.

En esos cientos de mensajes se destacan cómo Cuba ha sabido crecerse y aspirar a su desarrollo, aun cuando la política inhumana y genocida de Estados Unidos es hoy, en medio de una pandemia que ha sembrado el luto en el mundo, más fuerte que nunca, arreciando el bloqueo económico comercial y financiero que sufre hace ya casi 60 años. Resaltan que, en esas condiciones, la Mayor de las Antillas ha salido a salvar vidas con 57 brigadas de médicos, y su potencial científico y médico cuenta ya con cinco candidatos vacunales contra la letal enfermedad, con los cuales toda su población quedará inmunizada antes de que concluya 2021.

El Partido Comunista de Cuba, orfebre de la unidad y de la victoria, y por eso blanco del enemigo imperial, no está solo, también el aliento de esas felicitaciones lo impulsan al compromiso de continuar el 8vo. Congreso, que no terminó, sino que ha empezado a recorrer otro camino, difícil, pero con la misma fe en la victoria, hacia su novena cita.

Comparte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

trece − diez =