En la provincia de Granma continúa el ensayo clínico del candidato vacunal Abdala. En este momento varios factores se integran al estudio científico para dar seguimiento al mismo tras la aplicación de la tercera dosis a todos los sujetos incluidos.

El estudio del candidato vacunal Abdala aún no termina. Tras la aplicación en las provincias Santiago de Cuba, Guantánamo y Granma, de las tres dosis previstas en tercera fase ahora se realiza el registro en una base  de datos de  la información  por cada voluntario.

En la provincia de Granma se integran a la importante tarea estudiantes de la filial de ciencias médicas de Bayamo Efrain Benítez Pompa y de la sede universitaria Blas Roca Calderío, así como  informáticos y técnicos de gestión documental, supervisados por los expertos del CIGB que monitorean el estudio. 

En busca de agilidad en el  proceso se han organizado  turnos de trabajo para, en doce horas diarias, lograr mayor registro de la  información.

El doctor Riniel Marrón, especialista de primer grado en inmunología y participante en el estudio aseguró que mientras se lleva a cabo esta tarea documental   los voluntarios incluidos, que en Granma sumaron poco más de 6000,  deben estar al tanto de la continuación del protocolo.

“Los voluntarios deben asistir el día que le corresponda la extracción que es lo que va a permitir definir algunas variables inmonológicas que están contenidas en el estudio

La segunda extracción  se realiza al día 56 de la primera dosis o el 28 de la tercera, una acción que busca evaluar inmunogenicidad del candidato porque analiza  los anticuerpos que se han generado en el sujeto.

Este estudio comparativo es de vital importancia para evaluar  la eficacia del candidato. Así dijo también el especialista, quien además reconoció el apoyo multisectorial en Granma para lograr el avance de este ensayo clínico. 

Según explico en esta provincia no solo ha sido un trabajo arduo de los participantes del sector de la salud pública, sino de otros organismos como el Ministerio de Transporte que garantizó el traslado a tiempo de los sujetos, los trabajadores sociales quienes velaban en la comunidad por el cumplimiento estrictico del esquema de vacunación, los estudiantes universitarios que apoyaron en toda la documentación de los voluntarios, el sectorial de comercio y gastronomía que apoyó la alimentación del personal asistencial, así como los trabajadores de Biocubafarma y Encomed, garantizando la estabilidad del candidato en los vacunatorios.

En las manos de todos ha estado el éxito del ensayo clínico del inmunógeno Abdala.

Comparte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

tres × dos =