Toda actividad acuícola comienza en los centros de alevinaje.  La Unidad Empresarial de Base (UEB) Acuipaso, ubicada en el municipio granmense de Bartolomé Masó,  es la segunda de mayor importancia entre las de si tipo en el país.

Fundada en 1982 tiene como objeto social la producción de alevines y larvas para el desarrollo de la acuicultura en las cinco provincias del oriente cubano.

Según explicó Lester Viltres Escalona, director de la UEB, este año tienen un plan de 15 millones de alevines y 100 millones de larvas para tributar a las provincias de Santiago de Cuba, Guantánamo, Holguín, Las Tunas y Granma. 

El objetivo es abastecer  no solo a las unidades del sector pesquero,  sino a otras entidades productivas como las empresas que se dedican al cultivo del arroz, las cuales aprovechan su potencial hidráulico para diversificar renglones como parte de la estrategia nacional de producción de alimentos y entre esos renglones destaca la procucción acuícola. 

Aunque producir y garantizar los pequeños animals es el objeto de los trabajadores de Acuipaso, este colectivo también consolida en sus  espejos de agua  la  ceba y captura de especies de alto valor nutricional como la   claria y la tilapia roja, alcanzando en este aspect  más de ciento por ciento de su plan establecido para el primer cuatrimestre del año.

Con ello la industria alimentaria cubana potencia la actividad acuicola y se inserta en el propósito de la Organización Panamericana de la Salud de incrementar la percápita de pescado, un alimento  que aporta vitaminas, fósforo y aminoácidos esenciales que no tiene otros productos o lo tienen en menor  cantidad.

Comparte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

19 + seis =