Que Cuba asistirá a los Juegos olímpicos de Tokio con una delegación bastante reducida en comparación con la que participó en la edición anterior (Río 2016), es una realidad.

Solo 49 atletas han asegurado presencia en la capital de Japón, mientras quedan contados torneos clasificatorios; por eso, la Mayor de las Antillas ni podrá acercarse a la cifra de 120 deportistas, que viajó a la urbe brasileña cinco años atrás.

A ese panorama no permanece ajeno el movimiento atlético de Granma, que también podría reducir el número de representantes para la próxima cita, luego de intervenir en la Ciudad Maravilla con cinco competidores, incluyendo a la pedalista Arlenis Sierra Cañadilla.

Precisamente, ella es la única asegurada para la Tierra del sol naciente; la manzanillera, ahora capitana del A.R Monex Women`s Pro Cycling Team, lleva varias temporadas codeándose con lo que más vale y brilla de su especialidad en el mundo y volverá a incursionar en la ruta femenina.

A la mejor rutera cubana de la historia puede unirse alguna que otra pesista y hasta dos o tres peloteros, deportes aún inmersos en sus respectivos procesos clasificatorios.

Entre las halteristas, Ludia Montero Ramos y Melisa Aguilera Peña todavía conservan opciones, reducidas luego del Campeonato panamericano, que terminó hace 15 días en la ciudad de Santo Domingo, República Dominicana.

Sin embargo, solo la bayamesa Aguilera regresará a la plataforma, junto a cuatros compañeros de la selección nacional, según la confirmación esta semana de su entrenador principal Félix Machín, quien reveló que Montero seguirá con la preparación en La Habana.

Del 10 al 14 venideros, en el Open de Cali, último torneo puntuable para el ranking de clasificación, Melisa estará precisada a conseguir las mejores alzadas posibles si pretende escalar posiciones en el referido ordenamiento y, por ende, asegurar el boleto.

Tanto Melisa como Ludia descendieron, al computarse los resultados de la capital dominicana. Allí la riocautense estuvo lejos de su forma óptima, cuando falló dos intentos y renunció a otro, para un 50 por ciento de efectividad en sus ejecuciones; mientras, sumaba 175 kilos con 80 de arranque y 95 de envión.

Así, la primera y única medallista cubana en un Campeonato mundial no podrá en la urbe colombiana desquitarse de ese desempeño discreto, entendible por los estragos que causó la Covid-19 en el alistamiento. Con ese resbalón bajó tres peldaños desde el lugar 16, que ocupaba en el escalafón de su categoría (49 kg).

Melisa aparece más rezagada en los 76 kg: en el 26, al caer cuatro escaños, luego de la justa quisqueyana, donde completó 220 kilos (98-122) y se ubicó séptima.

Asimismo, Montero y Aguilera vieron adelantarse a varias contrincantes del área, incluso, algunas se acomodaron, aunque tienen a su favor que cada división presentará -como máximo- a 14 forzudas y con una sola por país.

De hecho, anteceden a Ludia tres atletas per cápita de China y Estados Unidos, y también dos de Colombia, lo que podría abrirle las puertas al cerrarse el proceso.

Entretanto, a Melisa le sucede algo parecido, pero con una situación más complicada; de ahí, lo imprescindible de lograr una actuación decorosa en Cali. Por delante aparecen cuatro estadounidenses, además de dos colombianas, igual número de chinas, mexicanas y surcoreanas.

El béisbol también la tiene difícil, a pesar de las dos posibilidades que le restan a la selección nacional, cuya nómina debe darse a conocer en los próximos días, por lo que de alcanzar el ansiado cupo, crecería la embajada granmense.

Comparte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diecinueve − cinco =