Con buenos resultados hasta la fecha, la Empresa Agroindustrial de Granos Fernando Echenique, mayor productora del cereal en Cuba, recupera la siembra de arroz para semilla en el sector cooperativo y campesino de la oriental provincia de Granma.

En la segunda campaña materializada en áreas de la unidad empresarial de base La Gabina, del municipio de Río Cauto, usufructuarios como Naibi Tornés Lago obtuvieron este año rendimientos superiores a las siete toneladas por hectárea (t/ha).

La entrega diaria al campo, disciplina tecnológica y aplicación de la ciencia y la técnica le han permitido consolidar logros, pues la pasada cosecha alcanzó 7,78 t/ha, declaró la fémina.

Antonio González Guerra, otro de los productores vinculados al lote de más de 200 hectáreas, explicó que sembraron en noviembre de 2020, en el periodo seco, con la variedad LP-5, y prácticamente todo germinó en el mes de diciembre, en el mejor momento de la contienda de frío.

Por tratarse de arroz destinado a semilla, dijo, fueron beneficiados con el ciento por ciento de los productos de fertilización, y también emplearon medios biológicos como Trichoderma y Biorap, este último para controlar a los roedores, una plaga que los afectó mucho el año anterior.

Asociado a la Cooperativa de Créditos y Servicios (CCS) José Nemesio Figueredo, precisó que la empresa compra el cereal húmedo, le da el tratamiento industrial correspondiente, y luego hace una prueba de germinación donde se validan sus parámetros y es finalmente certificado para utilizar como semilla.

González Guerra subrayó que en los análisis de laboratorio resultan invalidantes, entre otras, la presencia de más de siete granos rojos o uno barbudo por kilogramo de arroz molinado.

De ahí la importancia de la certificación y el adecuado saneamiento de los campos, la realización del proceso de selección negativa para evitar mezclas varietales, así como la permanencia y total entrega de los productores a sus parcelas, desde la preparación de la tierra hasta que se recoge el último grano, resaltó.

Junto a las 208 hectáreas destinadas a semilla, la CCS también cultiva arroz para el consumo social, y el pasado año entregó más de 200 mil quintales, resultado que la sitúa como la segunda cooperativa mayor productora del cereal en la Isla, indicó Yamilé Enríquez Frías, presidenta de la José Nemesio Figueredo.

Comparte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

14 + dos =