Arlenis Sierra, del A.R. Monex, trepó decimosegunda hasta donde coronaba hoy el Gran Premio Ciclístico Ciudad Eibar, primera de las dos carreras de un día de la élite femenina (1.1) de la Unión Ciclista Internacional (UCI) en el País Vasco.

El triunfo correspondió a la campeona olímpica de Río de Janeiro 2016, la neerlandesa Anna van der Breggen (SD Worx), quien marcó 3:06.16 horas en los 117.2 kilómetros recorridos en un tramo con tres extensas elevaciones, la última donde se ubicó la meta.

Detrás escalaron otras luminarias como Annemiek van Vleuten (Movistar), también de Países Bajos, a solo 16 segundos; y la italiana Elisa Longo Borghini (Trek-Segafredo) a 42 flat.

Por cierto, ellas se adueñaron de las preseas de oro, plata y bronce, por ese orden, en el certamen mundial de ruta 2020, según confirma el sitio web oficial.

Un minuto y seis segundos después de la triunfadora llegó una sexteta liderada por la también naranja Lucinda Brand (Trek-Segafredo) y en la cual se coló la española Eider Merino (A.R. Monex) para asegurarse octava, confirmando que no es una gran esprínter, pero sí es muy capaz en la montaña.

A 1,39 minutos de Breggen remató La Sierra a sus tres acompañantes, la noruega Katrine Aalerud (Movistar), la eslovaca Urška Žigart (BikeExchange) y la aún respetada italiana Tatiana Guderzo (Alé BTC), de 36 años de edad, bronce olímpico en Beijing 2008 y oro mundial en 2009.

El agua volvió a “santiguar” a la serpiente multicolor por el norte de España, lo que provocó frecuentes caídas y que —unido al exigente recorrido— más de 40 participantes no finalizaran o lo hicieran fuera del tiempo establecido, en una jornada con 120 ruteras clasificadas.  

«El pelotón se mantuvo bastante compacto, no se desgranó tanto a pesar de las diferentes situaciones. Faltando 10 kilómetros para la meta comenzó la última subida, ahí fue donde se fraccionó en varias partes», relató Leandro Marcos, del staff del A.R. Monex.

Agregó a JIT que «Arlenis pensó sería más difícil, por las lomas, no muchas pero muy largas. Sin embargo, se sintió bien en ese terreno y pudo pedalear en la avanzada. Solo en la última escalada se le fueron las que se distinguen mundialmente en las subidas».

La cubana no dejó de asustarse en esta fecha, pues en la salida controlada una de sus ruedas sufrió un pinchazo y pudieron hacer el cambio a punto de la arrancada oficial.

La próxima carrera será el próximo martes en el propio País Vasco, última de la élite clase 1.1 (de un día) antes de la Vuelta a Burgos, prevista del 20 al 23 de mayo por etapas y de superior categoría, pues otorga más puntos para el ranking del circuito mundial femenino (en inglés 2.WWT) de la UCI.

Comparte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

17 + 18 =