AUNQUE se empeñó en compartir un protagonismo que pudo ser solo suyo, la impronta de Israel Rojas marca el tema musical inspirado en quienes defenderán los colores de Cuba en los Juegos Olímpicos y Paralímpicos de Tokio 2020.

Se titula La estrella de mi voluntad, mezcla ritmos autóctonos y foráneos con intencionado matiz juvenil, y nació del trabajo animado por exponentes de estilos diferentes unidos por el llamado del autor de Valientes.  

El director de Buena Fe aceptó con gusto la solicitud del Inder y el Comité Olímpico Cubano, pero consideró que no debían ser él y su grupo los rostros de la creación, «por razones artísticas y hasta de imagen».

Argumentó que tratándose de una delegación mayoritariamente joven, la obra debía estar a cargo de artistas de su generación, y desde esa óptica apeló a muchachos talentosos con quienes compartió composición, producción y concepción general de la propuesta.

«Mi único mérito sería haber resultado vínculo entre el hermoso encargo social de representar musicalmente a Cuba y estos jóvenes creadores que no habrían tenido la oportunidad y ahora pudieron ser parte de una canción que se parece tanto a ellos como a quienes está dedicada» afirmó.

De tal forma se afianzó un planteamiento desde la cuerda de lo actual, ajustado a las edades de sus destinatarios, sin negar espacio al reggaeton, todo con un “toque” nacional, como narró el también productor Luis Miguel Parapar, cuya magia signó el componente digital del trabajo.

«El objetivo es reflejar ese sacrificio tremendo que necesitan hacer los deportistas, casi siempre desde pequeños, hasta alcanzar la gloria de unos juegos olímpicos», expuso Israel, motivado por la grandeza de perseverar, no cansarse y representar a todo un pueblo.

«Es como narrar parte de la historia de resistencia de nuestro país, por eso decimos que lo van a hacer por nosotros, por todos los que hubiéramos querido ser ellos», sentenció antes de destacar la pasión de Ernesto Cisneros, Leonard Acosta, Daniela Pérez y los miembros del dúo Iris, Dayamí Pérez y Javier López, entre otros.

«Se hizo desde toda la admiración de un país que se regocija de ellos. Se hizo como debe ser, con pasión y reconocimiento a la delegación, y a lo que irradia y representa», aseveró sobre la obra que propone «un beso del Olimpo», recuerda a los competidores que «hoy eres nuestra magia» y les asegura que «todos somos tu fuerza, todos somos Cuba».

Comparte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

3 + once =