La comunidad de cirujanos pediátricos de Cuba recibe con profundo dolor la noticia del fallecimiento por complicaciones de la COVID-19, del insigne profesor Pedro Vilorio Barrera, gran impulsor de la Cirugía Pediátrica en el país.

Nacido el 3 de agosto de 1935 en la actual provincia de Villa Clara, el profe Vilorio, como cariñosamente se le conocía, ostentaba al morir, este 26 de mayo, los títulos de Especialista de II Grado en Cirugía Pediátrica y de I Grado en Pediatría, así como de Profesor Titular y Consultante.

Su vida fue un ejemplo de dedicación, trabajo y superación constante, que supo inculcar en los demás, siempre asumiendo retos e implementando avances, refiere una nota publicada en el portal de salud de Cuba Infomed.

Luego de concluir el bachillerato, en 1953 se trasladó a La Habana para estudiar la carrera de Medicina y desde el primer año de la misma, comenzó a trabajar como alumno en el Hospital Universitario General Calixto García, vinculándose desde el punto de vista político al Partido Socialista Popular.

Durante el tercer año de la carrera, en 1956, se produjo el cierre de la Universidad, a partir del comienzo de la lucha revolucionaria en la Sierra Maestra, y en 1957, debido a presiones familiares, viajó a los Estados Unidos para continuar los estudios de Medicina.

Llegado el Triunfo de la Revolución, Pedro Vilorio Barrera regresó de inmediato a Cuba, y se incorporó al Ejército Rebelde, siendo nombrado soldado sanitario y retomó entonces la carrera de Medicina, alternando con su trabajo en las Fuerzas Armadas Revolucionarias.

En 1961 comenzó el internado de Pediatría en el Hospital Militar Carlos J. Finlay de La Habana; en 1962 se graduó de médico y pasó a realizar el post grado en las Fuerzas de Combate Sierra Maestra, en el Hospital Militar del Caney de las Mercedes, el cual inauguró y llegó a ser director, así como en el hospital de la Ciudad Escolar Camilo Cienfuegos.

El doctor Vilorio Barrera en 1963 comenzó la residencia en Pediatría en el Hospital Carlos J. Finlay, con el grado de Teniente médico de las FAR, y en 1964 fue nombrado Instructor de la Cátedra de Pediatría, asumiendo la docencia de alumnos de medicina en su rotación por esa especialidad de la cual se graduó en 1966, siendo posteriormente Jefe de servicio de Respiratorio y Miscelánea.

En el Hospital Pediátrico William Soler en 1969 realizó la segunda residencia, esta vez en Cirugía Pediátrica, la cual se implementaba por primera vez, graduándose como especialista tres años después.

Indica la nota que en 1972 el eminente médico cubano inauguró el servicio de Cirugía Pediátrica del Hospital Militar Carlos J. Finlay, donde fue su jefe durante 10 años, con excelentes evaluaciones como cuadro.

Durante este período cumplió misiones internacionalistas como cirujano militar en Angola y en Etiopía.

Desde 1982 se traslado al hospital pediátrico William Soler y allí asumió las funciones de la docencia del Servicio de Cirugía Pediátrica, pasando a la reserva de las FAR con el grado de Teniente Coronel, y en esa institución Vilorio laboró hasta su jubilación en 2018, por motivo de enfermedad.

Pedro Vilorio Barrera fue nombrado como jefe del Grupo Nacional de la especialidad en el Ministerio de Salud Pública desde su creación en 1990, labor que desempeñó durante 15 años, así como también fue miembro fundador y vicepresidente de la Sociedad Cubana de Cirugía Pediátrica, desde su constitución en 1994.

Entre otros múltiples aportes el avezado cirujano pediatra cubano fue fundador en 1993 de la Comisión Nacional de Cirugía por mínimo acceso del MINSAP y de esa rama médica en Pediatría en el país.

Además, fue el artífice de la introducción y desarrollo en la nación antillana del trasplante hepático pediátrico, de la cirugía de la vía aérea, entre otros programas y técnicas quirúrgicas de avanzada.

Desde 1976 integró las filas del Partido Comunista de Cuba, y fue secretario de su comité en el Hospital William Soler.

Vilorio Barrera fue autor de más de 50 trabajos publicados en revistas nacionales e internacionales y tutor y asesor de más de 40 tesis de especialidad en Cirugía Pediátrica.

Fue Miembro del comité editorial de la Revista Cubana de Pediatría desde 1990 y de la Sociedad Iberoamericana de Cirugía Pediátrica; Miembro de Honor de la Sociedad Dominicana de Pediatría y de la Sociedad Venezolana de Cirugía Pediátrica.

Entre las múltiples condecoraciones militares y civiles que recibió el Profesor Vilorio Barrera destacan las Medallas por V-X-XV-XX años en las FAR; Servicios Distinguidos en las FAR; 50 Aniversario de las FAR; Medalla de Combatiente Internacionalista de II Grado; de Trabajador Internacionalista; y la Medalla Piti Fajardo por 25 años en Salud Publica.

También la Medalla por la Educación Nacional; Medalla Pepito Tey; la XXV Aniversario de la Docencia; Medalla 50 Aniversario de las FAR; Medalla Frank País por más de 30 años en la docencia; Invitado del Comandante en Jefe al 50 Aniversario de la Organización Mundial de la Salud, y Moneda Conmemorativa Centenario del Ministerio de Salud Pública y 50 Aniversario de la Salud Pública Revolucionaria, entre otras.

Esposo y padre de dos hijos, y sin dejar nunca de atender a su familia, al profesor Vilorio le tocó la difícil tarea de planificar como se desarrollaría la Cirugía Pediátrica en Cuba.

Como jefe del Grupo Nacional fue un gran visionario y gracias a su liderazgo y capacidad de gestión, su contribución a la especialidad fue sustancial, al identificar y diseñar su progreso futuro, apoyando el trabajo en importantes áreas como: cirugía de mínimo acceso, trasplante de órganos, oncología, cirugía de la vía aérea, cirugía neonatal, docencia, y más, así como la extensión de las mismas a todo el país.

Profesor consultante, fue formador de generaciones de cirujanos con una absoluta disciplina y encomiable rigor científico, basados en el ejemplo personal y en la consagración absoluta al trabajo, agrega el mensaje de la comunidad de cirujanos pediátricos de Cuba.

Comparte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cuatro × 1 =