La sangre y los productos sanguíneos seguros y su transfusión permiten salvar cada año a millones de pacientes y mejorar su calidad de vida, resalta hoy en un texto la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Con motivo del Día Mundial del Donante de Sangre se reconoce la solidaridad de esas personas y la importante misión de los trabajadores de los servicios que suministran este tejido, como componentes esenciales de todo sistema de atención de salud.

Bajo el lema Dona sangre para que el mundo siga latiendo, a nivel global se convoca este año a más personas para que realicen ese acto humanitario periódicamente y contribuyan tanto a mejorar la salud de los demás como a salvar vidas.

Esa acción posibilita que se puedan realizar intervenciones médicas y quirúrgicas complejas, además de su importancia en la atención materno-infantil, el embarazo y las respuestas de emergencia a desastres naturales o causados por el hombre.

Según alerta la OMS, la necesidad de sangre es universal, pero el acceso de todos los que la necesitan no, y su escasez es particularmente aguda en los países en desarrollo.

Por esa razón la entidad sanitaria internacional llama a garantizar el acceso de todos al tejido, para lo cual es preciso contar con donantes voluntarios y no remunerados en todo el orbe.

Este año el día mundial se centra principalmente en el papel de los jóvenes para garantizar un suministro seguro, mediante donaciones voluntarias y no pagadas.

Ellos representan una gran parte de la población y, por lo general, son sumamente idealistas, entusiastas y creativos, señala el texto de la OMS emitido con motivo de la fecha.

Durante la pandemia por la Covid-19, a pesar de las restricciones de movilidad y de otras dificultades los donantes de muchos países brindaron su sangre y plasma para pacientes que requerían transfusiones, aseguran expertos.

Precisamente la OMS resalta este esfuerzo extraordinario realizado en el contexto de una crisis sin precedentes, mientras destaca la importancia de que estas personas estén bien organizadas y voluntariamente comprometidas.

El objetivo es concienciar a todos sobre la necesidad de disponer de sangre y productos sanguíneos seguros, así como de la crucial contribución de los donantes a los sistemas nacionales de salud.

La fecha también es una oportunidad para instar a los gobiernos y las autoridades sanitarias nacionales a que proporcionen los recursos suficientes y establezcan los sistemas e infraestructura necesarios.

Comparte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

12 − nueve =