«Hay mucho que trabajar, no podemos confiarnos», dijo este martes, desde el Palacio de la Revolución, el Primer Secretario del Comité Central del Partido Comunista y Presidente de la República, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, durante la reunión del Grupo de científicos y expertos que lideran las actividades de ciencia e innovación tecnológica frente a la epidemia.

Su reflexión, en un encuentro que también estuvo encabezado por el primer ministro, Manuel Marrero Cruz, y por la vice primera ministra, Inés María Chapman Waugh, tuvo lugar a partir de la actualización de pronósticos a cargo del doctor en Ciencias Raúl Guinovart Díaz, decano de la Facultad de Matemática y Computación de la Universidad de La Habana, y la evaluación del comportamiento de la severidad de la epidemia, así como lo que hace Cuba por disminuir la mortalidad.

Lo que se avizora en cuanto a los estragos de la pandemia no es bueno. Así lo confirmó Guinovart, quien comenzó su intervención por lo que está sucediendo en los municipios de La Habana –donde en los últimos tiempos se constata el descenso de las cifras de transmisión–, y quien seguidamente habló de que, infelizmente, en el resto de las provincias la situación es inversa. Comentó que en los municipios de La Habana que han sido escenarios de la intervención sanitaria ha habido una mejoría, aunque no todo lo que se quisiera. Y tal logro, combinado con las medidas adoptadas, hace que el pronóstico resulte favorable.

Sobre las demás provincias del país, enunció que los territorios presentan «una situación muy compleja», con una tendencia a que las cifras de los casos aumenten. Y en cuanto al número de fallecidos, subrayó que ya sobrepasamos los 1 100 casos, y que el pronóstico es bastante desfavorable para los días sucesivos.

El comportamiento del virus es proporcional al comportamiento de las personas, reflexionó, por ello la variable de la responsabilidad decide mucho en este escenario de alto riesgo.

Soluciones de Cuba ante un virus devastador

En la Mayor de las Antillas la tasa de mortalidad por culpa del nuevo coronavirus se ha incrementado en los últimos meses. Sobre tal desafío habló la doctora en Ciencias Lisset Sánchez Valdés. La experta apuntó que todavía en el mes de abril las cifras de casos graves y críticos permanecían en valores estables, pero en mayo se produjo un salto negativo, ha habido más casos graves y críticos, y un incremento más pronunciado en el número de casos graves que en las cifras de los críticos. Al unísono, también se aprecia que hay un buen trabajo para tratar de evitar que las personas lleguen al estado crítico.

Explicó que los tiempos que corren desde que una persona siente los primeros síntomas de la COVID-19 hasta que llega a una sala de cuidados intensivos se han acortado. En el periodo de abril a mayo, ha disminuido el tramo de transición a la gravedad; «y otro fenómeno es que las personas están ingresando directamente, cuando llegan al hospital, a la sala de cuidados intensivos».

La letalidad también ha ido en aumento, enunció la doctora, quien expresó que «aun así Cuba sigue manteniéndose en valores bajos, comparados con las cifras mundiales y con las cifras de América».

Lisset Sánchez señaló que los cuadros de agravamiento se han desplazado hacia grupos de edades más tempranas, y que han aumentado los pacientes que se agravan y que no presentan comorbilidades. Todo exige trabajar más en la parte preventiva, en los protocolos y en los pacientes que ingresan a la gravedad.

Cuba no se ha cruzado de brazos ante tamaño problema para la vida. Como explicó en el encuentro la doctora Ileana Morales Suárez, directora de Ciencia e Innovación Tecnológica del Ministerio de Salud Pública, el protocolo terapéutico de las terapias intensivas de Cuba, en estos tiempos, ha sido muy dinámico.

Las variantes de protocolo para el manejo del paciente grave, y del crítico, ya llegan a la número siete, dijo la experta. La versión 1.7 es un protocolo en desarrollo. Ha habido cambios en cuanto al uso de medicamentos; se trata de un protocolo muy innovador, derivado de nuevas investigaciones científicas y siempre atemperado al contexto epidemiológico.

El doctor Frank David Martos Benítez, médico intensivista, mencionó tres pilares desde los cuales mejorar los resultados clínicos: el ingreso precoz a las unidades de cuidados intensivos, la clasificación oportuna de los casos y un tratamiento adecuado. Recordó que el factor tiempo desempeña un papel fundamental, y que el protocolo 1.7 tiene una fuerte carga científica.

El doctor en Ciencias Albadío Pérez-Assel, jefe del Grupo nacional de Medicina Intensiva, acotó que la actualización de los protocolos asistenciales a nivel internacional, antes de la actual pandemia, demoraban de dos a tres años. Pero hasta en las soluciones –que van siendo sobre la marcha y mientras se despejan las incógnitas– los tiempos se han acortado: se trata de una enfermedad nueva, en la cual todos los científicos, todos los intensivistas están aprendiendo, y se impone llevar un enfoque diferente.

En asuntos de terapia intensiva, dijo, quedarse en el mismo lugar será siempre retroceder, y es por eso que Cuba se ha dado a la búsqueda de las mejores evidencias científicas a nivel internacional, y ha potenciado la medicina basada en la experiencia de sus profesionales. Sobre la variante 1.7, habló de inteligencia colectiva para la actualización de un protocolo bien estructurado.

Hacia el final del encuentro el Presidente Díaz-Canel Bermúdez expresó que los datos presentados confirman la importancia de la exigencia en el cumplimiento de las medidas sanitarias, de ejercer la responsabilidad personal, comunitaria, familiar, y social.

En alusión al trabajo que despliegan nuestros profesionales de la Salud, dijo que existe un reconocimiento al esfuerzo que ellos han hecho, a las condiciones en que han tenido que trabajar, a las respuestas que han dado. Nosotros, subrayó, tenemos mucha insatisfacción por una sola muerte que se produzca.

«Tenemos todas las posibilidades, con todas las investigaciones que se han hecho, de robustecer más aún los protocolos de atención al paciente grave», dijo el Jefe de Estado, quien volvió sobre la idea de que a nuestros niños y ancianos hay que cuidarlos, y ese cuidado comienza en la familia.

Sin perder el tono de abogar por la disciplina que estos tiempos demandan, tuvo lugar, seguidamente, la reunión del Grupo temporal, la cual estuvo encabezada por Díaz-Canel, por el Primer Ministro y por el vicepresidente Salvador Valdés Mesa.

Las cifras compartidas en la jornada por el ministro de Salud Pública, José Angel Portal Miranda, volvieron a ilustrar la complejidad epidemiológica. Y sobre el momento actual, Marrero Cruz hizo hincapié en la necesidad de revisar los planes de enfrentamiento a la COVID-19. Abogó por ser más organizados, por mantener solo las actividades que sean imprescindibles, por seguir adelante a pesar de lógicos agotamientos y por cuidar de especial manera a las personas más vulnerables.

Comparte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

4 + 18 =