A 30 días de que Tokio se convierta oficialmente en el punto de atención del deporte mundial, todo se acelera en una ciudad que disfrutará sus juegos olímpicos en medio de extremos cuidados por la covid-19 y un año después de lo previsto.

Aunque será el 23 de julio de 2021 cuando se encienda el pebetero, la cita conserva su nombre de Juegos Olímpicos de Tokio 2020.

Sus organizadores se empeñan en dejar listo cada detalle para que su celebración sea memorable y no solo por las múltiples vicisitudes sorteadas… También por el espíritu de confraternidad que por encima de cualquier cosa prima siempre en estas citas.

Miles de competidores del planeta coincidirán en un Japón que por segunda vez recibe al movimiento olímpico. Unos regresarán a casa felices luego de triunfar y otros celebrarán el hecho de asistir a un certamen histórico.

Los anfitriones comenzaron a adelantar algunos detalles de lo que cada participante encontrará. Por ejemplo, ratificaron las bondades de una villa situada en el distrito costero de Harumi y con vistas a la Bahía de Tokio, incluido el famoso Puente Rainbow.

Según publica este miércoles el sitio web de los Juegos, el lugar de alojamiento contará con facilidades para cumplir sin contratiempos descansos, momentos de esparcimiento y buena comida las 24 horas del día.

«Los atletas podrán relajarse en toda la villa, así como en el Parque del Puerto de Harumi, que cuenta con sillas de masaje en la Casa de la Relajación y un patio de juegos en forma de barco pirata», adelantaron a un mes de iniciarse el certamen.

También ratificaron que dentro de ese recinto encontrarán cómo satisfacer cualquier necesidad, incluida la atención médica especializada para temas de covid-19.

Para las comidas no habrá preocupaciones, pues serán más de 700 las variaciones de alimentos y podrán encontrarse opciones para quienes prefieran o necesiten halal, vegetariano o sin gluten.

La ceremonia de inauguración, tradicionalmente uno de los secretos que con más celo se guardan, se convertirá en el mayor espectáculo visto en el año y demandará la conjunción de muchos esfuerzos para lograrla incluso con limitaciones.

Por primera vez los abanderados de los países participantes irán en pareja –un hombre y una mujer– y aunque la presencia de espectadores en el estadio olímpico estará controlada por razones obvias, la magia de la trasmisión en vivo llegará hasta millones de hogares.

Los Juegos de Tokio iniciaron este miércoles su última cuenta regresiva. Se intensifican las acciones en busca de garantizar cada detalle, y por sobre todas las cosas proveer un aliciente a la humanidad que enfrenta desde 2020 una de sus peores pesadillas. El deporte y sus protagonistas serán la manera ideal de liberar emociones.

Comparte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

doce − 1 =