Aunque a menudo nos hemos referido a la veteranía de Carlos Manuel Martí Santos, no deberíamos pasar por alto que en la próxima Serie Nacional de Béisbol (SNB) el estratega marcará otro récord para la pelota cubana: dirigirá a Granma por trigésimo tercera vez, algo inédito para un mismo equipo o, incluso, para las estadísticas de quienes han piloteado a más de una selección.

El oriundo de San Pablo de Yao, en el actual municipio de Buey Arriba, es, además, el mentor que más ha ganado en SN (1178 juegos), de modo que tanto este número como el primero serán difíciles de conseguir para cualquier otro timonel que dirija en nuestros campeonatos.

Según las estadísticas de Jorge Luis Rosabal, el experimentado timonel tiene balance en series nacionales de 1195 triunfos y 1089 derrotas, contando su primer torneo, en el que fue manager de Serranos, en 1976. Ambos guarismos también constituyen marcas absolutas.

Como si todo esto fuera poco, este hombre nacido el 16 de febrero de 1949, posee otro récord: el de 47 incursiones como director en clásicos cubanos, pues a sus 33 series nacionales, suma 12 selectivas y dos súperligas.

Por eso, cuando inicie la próxima campaña nacional, todavía sin fecha planificada, él seguirá haciendo historia, una frase que no es un cumplido sino una verdad inmensa.

Aunque en sus años mozos quería dedicarse al fútbol y luego al arte de lanzar, supo encontrar en la dirección de equipos su máxima pasión. Lamentablemente, solo ha encabezado la nave nacional absoluta en 2017, en el I Clásico Mundial, y en 2018, año de los Juegos Centroamericanos y del Caribe.

Con sus 72 abriles sigue siendo un ejemplo para los que sigan el difícil camino de liderar equipos. Para Granma, provincia a la que ha guiado a tres títulos nacionales, simboliza un referente indiscutible.

Comparte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

3 × cuatro =