El día que en la escuela de Alejandro mostraron los posibles diseños que tendrán los uniformes escolares hubo tremendo alboroto. Los modelos actuales tienen varias décadas y nunca las nuevas generaciones habían vivido un proceso de este tipo. Los propios pioneros debían decidir si les parecía bien el cambio y dar sus criterios sobre las variantes. Ese día la incertidumbre por el impacto de la covid-19 en el curso fue desplazada, mientras repasaban las imágenes de sus futuros uniformes.    

«Él llegó muy feliz a la casa», me dice su abuela Margarita Urquiola. «Se sentía orgulloso porque los consultaron. Yo no tengo internet, pero por lo que él y otros padres me explican, son más bonitos y cómodos. A mí me alegra mucho que contaran con ellos, para vestirlos mejor. Lo que sea bueno para ellos yo lo apoyo».

A Sonia Hernández le parece excelente el cambio. Su hija Thalía culminó el 6to. grado y confiesa que los tirantes molestaban. Las propuestas le parecen más sencillas, no solo por estética, sino también porque le resulta práctico que, cuando termine la secundaria, puedan aprovechar las piezas que aún estén en buenas condiciones, sin importar que elija el pre o el politécnico.

Entre los meses de noviembre y diciembre de 2020, más de 40 000 estudiantes de la enseñanza general en Las Tunas fueron consultados sobre el tema, y la gran mayoría aceptó las modificaciones, al considerar las prendas más cómodas y creativas. Así lo confirmó a Granma la presidenta provincial de la Organización de Pioneros José Martí, Maydalys Mackensi Tamayo, quien refirió que el proceso tuvo lugar en todos los centros de la enseñanza media y media superior, y también en varias escuelas primarias.     

Explicó que hace años el estudiantado aboga por ese cambio, y el tema se abordó en ocasión del aniversario 55 de la organización, en 2016. «Los muchachos lo pedían, y se hará realidad que todos los uniformes tengan los colores de la bandera cubana, posibilidad que no tienen ahora los de secundaria y la enseñanza técnico-profesional».

La unidad empresarial de base Confecciones Melissa, de Las Tunas, produce actualmente una parte de esos nuevos diseños, específicamente los de primaria. Perteneciente a la Empresa Nacional Confecciones Boga, fue acreedora del mérito Proeza Laboral, por la fabricación, en tiempo récord, de los uniformes escolares para el curso 2019-2020, por lo cual no es extraño que se le encomiende tamaña empresa.Como respuesta, ya están listas más de 15 000 unidades y adelantan en la confección de otros 78 000, encargo de la Empresa de Abastecimiento y Servicio a la Educación, declaró a la acn, en días recientes, Ana América Escalona, jefa aquí del Grupo de Negocios.

Comparte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

13 + seis =