Los daños al Hospital General Docente Comandante Pinares, en el municipio artemiseño de San Cristóbal, provocados por el sismo ocurrido este martes motivaron la suspensión del servicio de hospitalización y complejiza el enfrentamiento a la COVID-19 en el territorio.

Ricardo Concepción Rodríguez, Gobernador de Artemisa, informó en reunión del Grupo Temporal de Trabajo (GTT) de la provincia que el movimiento telúrico dañó la infraestructura del hospital, lo cual exigió a la evacuación de los pacientes ingresados, incluidos niños y graves, hacia centros de Pinar del Río y La Habana.

Recordó que la semana pasada se adoptó la medida de trasladar la sala de miscelánea del Hospital Pediátrico José Ramón Martínez, en Guanajay, para el Comandante Pinares y alistar el centro para casos pediátricos positivos a la COVID-19.

En tal sentido precisó que la pérdida temporal de las 400 capacidades (360 ocupadas) del hospital de San Cristóbal no solo obliga a las áreas de salud de los municipios a incrementar los niveles de resolutividad sino también a ser más eficaces en la lucha contra la pandemia del nuevo coronavirus SARCOV-2.

Resaltó que las labores de recuperación de la institución comenzarán en breve y se trabajará fuerte para devolverle la total vitalidad en el menor tiempo posible.

Yolanis Torres Martínez, director del Hospital Comandante Pinares, dijo a la ACN por vía telefónica que, con excepción de la hospitalización, continúan alrededor de 12 servicios entre los que destacan hemodiálisis, imagenología, quimioterapia, interrupción de embarazo, cuerpo de guardia, cirugía de urgencia y emergencia.

Eiglys Argudín Somonte, directora provincial de higiene y epidemiología, refirió en el encuentro que en los últimos 15 días el territorio acumula mil 122 casos positivos de la COVID-19, la tasa es 217.8 por cien mil habitantes en tanto Mariel, Guanajay, Bauta, Alquizar, Artemisa y Candelaria sobrepasan esta cifra.

Enfatizó que debido a los elevados niveles de contagio y la circulación de cepas muy contagiosas la provincia pasó a la fase transmisión comunitaria (antes era de transmisión autóctona), lo cual demanda ajustar las medidas de enfrentamiento a la situación actual como el fortalecimiento de la vigilancia epidemiológica, el aseguramiento de los servicios vitales y la reducción al máximo de la movilidad.

Argudín Somonte adelantó que el territorio iniciará la intervención sanitaria masiva con Abdala a partir del 12 de julio por los municipios de Artemisa y Bauta a los cuales seguirá Mariel el 18 mientras continúa la intervención sanitaria en trabajadores del sector de la salud y de la Zona Especial de Desarrollo Mariel (ZEDM).

Comparte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dieciocho − 6 =