Ante la urgencia de producir alimentos, el sector educacional en Bartolomé Masó labora en más de una docena de proyectos de desarrollo local. La elaboración de condimentos en conservas y el fomento de la floricultura forman parte de los resultados que hoy se obtienen en la primera obra educacional construida por la Revolución cubana.

Comparte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dieciocho − 7 =