El sistema de la agricultura en la provincia de Granma pone en práctica lo indicado en los planes establecidos de conjunto con la defensa civil para casos de huracanes.  Se protege a los trabajadores, en medio de la Covid-19, así como los recursos y el alimento para la población.

En el módulo de casas de cultivo de La Pupa en Bayamo los trabajadores ponen en práctica disímiles medidas para la protección del lugar, a propósito de los efectos negativos que pudiera provocar a su paso el Huracán Elsa.

“En estos momentos estamos desmontando las casas de cultivo para proteger el cobertor, es decir, los techos, que son bastante costosos para el país y para nosotros como entidad.  Ayer cosechamos el pepino, y también sacamos del río las turbinas”, explicó Yendris Reyes, Director del Módulo de casas de cultivo de La Pupa en Bayamo.

Así mismo éstas y otras estrategias también se implementan en la provincia de Granma en el sistema de la agricultura

“Hemos tomado un grupo de decisiones dirigidas primero a preservar la vida humana y a nuestros trabajadores, a partir de que el efecto del meteoro sucederá en medio de la pandemia, y debemos evitar que se complejice más la situación”,  comentó Alexander Rojas, Delegado del Ministerio de la Agricultura  (MINAGR), en Granma.

En medio de la Covid-19, los riesgos son mayores para la población, por lo que sin descuidar los protocolos de salud, hoy se abastecieron los mercados, se vende comida elaborada, y otros insumos necesarios para permanecer en los hogares los días de intensas lluvias, que pudieran extenderse incluso, después del paso del fenómeno meteorológico.

“Hoy sábado estamos abasteciendo los mercados para que la población pueda tener en sus hogares en estos días, así como al consumo social, los centros de aislamiento, y el consumo social, en función de que podamos enfrentar el huracán en mejores condiciones”, puntualizó el directivo granmense.

En los campos se cosechan los productos listos para el consumo, se desmontan molinos en las unidades ganaderas, se protegen los animales, garantizando agua y comida, y se ponen en práctica otras medidas para disminuir los efectos que pudiera provocar Elsa.

Comparte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

quince − doce =