Nuestro país busca el incremento de la producción de arroz  para reducir la importación de este cereal, pues hoy más del 50% del que se consume en la isla se compra en el mercado internacional.  Con este objetivo se fortalece el vínculo de las bases productivas con el instituto de investigaciones de granos para aplicar más ciencia a la producción y elevar los rendimientos.  En la provincia de Granma avanza este programa.

En consonancia con los objetivos del Instituto de Investigaciones de Granos en Cuba, la estación territorial de Granma fortalece sus relaciones contractuales  con la empresa agroindustrial de granos José Manuel Capote Sosa.

Como prioridad  para aplicar ciencia y buscar mayores rendimientos, se interviene de manera conjunta  en el área de producción de  semillas Puente Guillén, donde se trabaja con las variedades reforma, Selección 1 y LP7.

Aquí se produce semilla para más de 300 nuevos productores de arroz vinculados a la Capote Sosa y para otros que ya acumulan décadas en el cultivo pero precisan de incorporación de nuevas técnicas y tecnologías que permitan alta calidad varietal.

 Yosvani Núñez Valera, director de la estación territorial de investigaciones de granos  asegura que  “Hemos dirigido hacia esta UEB proyectos de investigación que estén encaminados fundamentalmente al uso de nuevas tecnologías.  Hoy nosotros tenemos vinculados dos proyectos de colaboración, el proyecto para el fortalecimiento en la  producción de semilla, con Viet Nam-Cuba y la inserción de la tecnología de trasplante mecanizado  con el gobierno de Japón.”

La estación territorial de investigaciones de granos ha demostrado con esta experiencia en Puente Guillén que la siembra por trasplante mecanizado reduce la cantidad de semilla y los químicos empleados, al tiempo que minimiza los  daños a las plantas redundando además en  mayor vigor vegetativo.  Además ya se ven resultados cuantitativamente superiores, pues en las mismas áreas donde se obtenían entre 3 y 4 toneladas de arroz por hectárea hoy se llega a cinco toneladas por hectárea.

De esta manera se garantiza una semilla en mejor estado para poder multiplicar la producción de arroz en esta región de Cuba.

Comparte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 × cinco =