¿Y en dónde encuentra todo esto mayor eco?, se preguntó el presidente. “En un sector que, tenemos que asumirlo, es parte de nuestras insuficiencias, de los problemas sociales que no hemos podido resolver. Pero hay un sector que delinque. Ayer vimos delincuentes. Hay miles de maneras de modo pacífico donde los revolucionarios, los revoluciones no conformes e insatisfechos e incluso los no revolucionarios, se puedan manifestar.

“Pero ayer la propuesta no era pacífica. Ayer hubo vandalismo, se rompieron y tiraron piedras a tiendas en divisa, se robaron artículos de las tiendas en divisa. Ayer apedrearon a fuerzas de la policía, viraron carros. Un comportamiento totalmente vulgar, indecente y delincuente”.

“Ya hoy están —continuó— las campañas centristas de los que quieren quedar bien con Dios y con el diablo, de los que en un determinado momento nunca quisieron denunciar el bloqueo y por tanta crítica que tuvieron en las redes sociales, ahora sí hablan de bloqueo y de condena al bloqueo, pero dicen que nosotros no buscamos una solución política elevada convocando al pueblo a enfrentar al pueblo.

“Nosotros no llamamos al pueblo a enfrentar al pueblo. Nosotros hicimos un llamado al pueblo a defender su revolución y sus derechos, y el pueblo apoyó. Nosotros no hemos alentado a nadie desde las posiciones de fuerza o violentas. El pueblo fue a discutir y a argumentar, pero lo enfrentaron con violencia, y el pueblo se defiende y defiende sus derechos”.

Díaz-Canel señaló que con todo este montaje quieren separar y fracturar pueblo de Estado, Gobierno y Partido. “Muchas veces dicen nosotros vamos a favorecer al sector no estatal para que no haya participación del Estado, pero a ese sector también lo han desfavorecido con todas esas medidas de restricciones. Todo el discurso se desvanece y se fractura con las acciones y la manera en que lo hacen que es totalmente una mentira.

“Entonces, el famoso cambio de régimen. ¿A quién le molesta el supuesto régimen cubano? ¿A quién le molesta el sistema político cubano? A la mayoría del pueblo no, porque es esa mayor parte la que construye ese sistema y lo ha refrendado en miles de procesos democráticos de debate público, donde han participado también las personas que tienen una opinión diferente a la revolución.

“¿A quién le molesta? Al gobierno de los Estados Unidos. ¿Por qué no ve las virtudes que tiene este sistema de gobierno en Cuba que es capaz de trabajar con y para todos, que tiene políticas públicas que tienen un impacto tremendo en la Educación, Salud, Deporte, Cultura, Seguridad y Asistencia Social, en la tranquilidad ciudadana que todos los embajadores y turistas pueden apreciar? ¿Por qué quieren ir en contra de eso?

“¿Por qué arman todas estas desenfrenadas maniobras que terminan en el aliento al vandalismo, a la delincuencia y al final hacen cerrar más las filas de este pueblo? Nos unen más, nos ponen más claro cuáles son las verdaderas intenciones, de dónde vienen y entonces salen estas actitudes de apoyo y defensa legítima de la revolución.

“Para algunos esto puede parecer un vano discurso, pero ahí hay muchos sentimientos y emociones. No se puede lograr una respuesta obligada de la población como la que se logró ayer. Quisieron alterar la tranquilidad del domingo, el día de compartir con la familia. La quisieron alterar, además, en medio de una situación de pandemia compleja, donde los principales esfuerzos son para el aislamiento social y distanciamiento físico para cortar la transmisión de la enfermedad.

“¿No es cruel? ¿No es brutal? ¿No es inhumano? ¿No son genocidas todas esas acciones? Han tenido la respuesta que merecían y van a seguir teniéndola, como la han tenido en Venezuela y en otros pueblos que han tratado de agredir. Estamos conscientes de cómo podemos vencer también esa agresión”, concluyó.

Comparte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

15 − uno =