Porque la madre tierra no se rinde ni se vende, una representación del pueblo de la emblemática ciudad oriental de Bayamo ratificó hoy el legado de su compatriota e ilustre abogado José Antonio Saco, quien desde el siglo XIX alertó que el anexionismo implicaría el fin de la nacionalidad cubana.

En acto de reafirmación revolucionaria efectuado en la Plaza de la Patria de la capital de la provincia de Granma, vecinos de la urbe, artistas, intelectuales, jóvenes, trabajadores de diversos sectores, cuadros y militantes de agrupaciones políticas y de masas, patentizaron nuevamente su rechazo a las provocaciones y los disturbios vandálicos del pasado día 11.

A tales acontecimientos, incitados por enemigos de la independencia y el legítimo sistema social de la isla, responderemos como el Comandante Juan Almeida Bosque en Alegría de Pío, con el firme grito de «¡Aquí no se rinde nadie!», subrayó Federico Hernández Hernández, primer secretario del Partido Comunista de Cuba en el territorio.

Humilde, alegre, honesto y trabajador, el pueblo cubano no necesita una intervención humanitaria, pues bien sabemos que ello realmente significaría una agresión militar, y como claros ejemplos tenemos frescas las imágenes de destrucción en Siria, Afganistán, Yugoslavia, Irán, Haití y otros países víctimas de la agresividad del imperialismo norteamericano, señaló.

Denunció que el bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por sucesivos gobiernos de Estados Unidos contra la mayor de las Antillas desde hace ya más de 60 años y recrudecido en la actualidad, es la máxima expresión de una política de asedio, sabotajes, agresiones, piratería y atentado.

Como principal muestra de lealtad al legado de la generación histórica de la Revolución y su continuidad manifiesta en el presidente de la República, Miguel Díaz-Canel, convocó a seguir trabajando en las prioridades del contexto nacional, con énfasis en la batalla contra la pandemia de la COVID-19 y el cumplimiento de la estrategia económico-social, en pos del mayor bienestar y calidad de vida de todos los ciudadanos.

Hernández Hernández agregó que, fieles a su historia, los granmenses continuarán resistiendo, avanzando y aportando a la construcción de una nación más próspera y hermosa, con el esfuerzo de todos y la convicción hecha verso por un hijo de esta propia tierra, Eduardo Saborit, cuando cantó «Cuba, qué linda es Cuba, quien la defiende, la quiere más».

Comparte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

quince − 14 =