EN UN duelo de juventud contra experiencia se convertirá el sábado el debut de la cubana Daniela Fonseca en el tenis de mesa de los Juegos Olímpicos organizados aquí, pues le tocará enfrentar a la australiana Jian Fang Lay, con cinco participaciones anteriores a ese nivel.

Daniela, que es a sus 18 años la más joven integrante de la delegación de la Isla, tendrá mesa por medio a una mujer de 48 años con múltiples participaciones en eventos internacionales y nacida en la ciudad china de Wenzhou.

Aunque representa a los australianos desde el 2005, Jian Fang aprendió el tenis en el país que es potencia de este deporte y sale con muchas “horas de vuelo” ante la caribeña.

Por suerte a esta última le sobra ímpetu y deseos de hacerlo bien, dos factores que pudieran convertirse en sus aliados en el Gimnasio Metropolitano de Tokio donde intentará la consagración.

Es la primera vez que Daniela compite en un escenario tan exigente. Sus experiencias se resumen a torneos del Caribe o nivel continental, como los Juegos Panamericanos de Lima 2019, no obstante ya demostró en el torneo clasificatorio que es capaz de “romper” no pocos pronósticos.

En el evento de doble mixto, ella y Jorge Moisés Campos enfrentarán el propio sábado 24 a los alemanes Patrick Franziska-Petrissa Solja, una dupla con mayor roce internacional.

El evento mixto se estrena en citas olímpicas y solo dio clasificación para 16 parejas, entre las que la de Cuba es la única latinoamericana.

Para Daniela todo lo que viva en esta ciudad tiene sabor a estreno. Sin embargo, Moisés ya compitió en Río de Janeiro 2016 en el torneo individual masculino y no pudo avanzar al caer en su primer partido. Esa experiencia confía borrarla ahora junto a Fonseca.

El tenis de mesa olímpico repartirá medallas en los eventos individuales y por equipo de uno y otro sexo, además del debut en el mixto.

Comparte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

veinte + once =