Las paradojas del imperialismo van más allá del absurdo. Justo cuando el movimiento estadounidense de solidaridad con Cuba anuncia el envío de seis millones de jeringuillas para la vacunación contra la COVID-19, la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (Usaid) grita a los cuatro vientos que ahora, para que la contrarrevolución acceda a sus últimos dos millones destinados a la subversión, debe adecuar sus «propuestas» a lo sucedido después del 11 de julio.

Buscan atizar el enfrentamiento, la división entre cubanos, y la mucha mentira que circula contra Cuba en las principales plataformas mediáticas del mundo, pero, sobre todo, en las redes sociales.

Esa es la razón por la cual ahora, a poco más de una semana de ese domingo de disturbios, la Usaid –cara pública de la CIA– divulga que no cambiarán sus objetivos con respecto a la Isla, y que, además, quienes soliciten el financiamiento deben diseñar sus propuestas teniendo en cuenta la situación política actual, publicó Cuba Money Project.

El pasado 30 de junio la Usaid anunció que financiaría con hasta dos millones de dólares proyectos que «incentivaran» la democracia y los derechos humanos en Cuba, una de las estrategias injerencistas más obvias de EE. UU. alrededor del mundo, e históricamente usada contra la Revolución Cubana. 

Mientras tanto, desde el pasado sábado 17 de julio ya arribaron al puerto cubano del Mariel alrededor de dos millones de jeringuillas provenientes del movimiento de solidaridad con Cuba en Estados Unidos; un acto de amor organizado por la Global Health Partners y con la participación de cubanoamericanos y estadounidenses, quienes continuarán recogiendo fondos para enviar también medicamentos, incluidos antibióticos, analgésicos, anticonceptivos y vitaminas.

Comparte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

tres × dos =