La mejor ciclista cubana en la última década, Arlenis Sierra, entró a la meta en el puesto 34 hoy en la prueba de ruta en Tokio, dominada por la austriaca Anna Kiesenhofer, en la gran sorpresa de las primeras tres jornadas de los XXXII Juegos Olímpicos.

Sierra, manzanillera de 28 años, cronometró 3:59:47 horas, en un trayecto de 137 kilómetros, con cinco retos montañosos, en especial el Fuji Sanroku, de mil 451 metros sobre el nivel del mar.

Kiesenhofer, pedalista sin resultados notables previos, se escapó desde el inicio de la carrera en una escapada de 135 kilómetros y terminó en solitario, con tiempo de 3:52:45 horas, seguida por la holandesa Annemiek van Vleuten (3:54:00) y la italiana Elisa Longo Borghini (3:54:14).

Bajo un sofocante calor, el desempeño de las competidoras se caracterizó por un ritmo lento, que solo cambió después del ascenso al Kagosaka Pass, de mil 111 metros de altura, cuando comenzaron ataques desesperados en busca de la austriaca, en una pronunciada pendiente en descenso.

Con el resultado, la ciclista cubana, bicampeona panamericana, no mejora el escaño 28 que logró en las Olimpiadas de Río de Janeiro 2016, no obstante su gran esfuerzo que le permitió mantenerse entre las 48 pedalistas que concluyeron la lid, entre 67 que tomaron la largada.

Comparte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

5 × cinco =