Foto: Captura de video / CNC TV Granma

El Sistema ultra micro analítico, conocido por sus siglas como SUMA se introdujo en Cuba hacia la década de los 80 del pasado siglo. Desde entonces ha sido importante en la detección de enfermedades dentro del programa materno infantil, entre ellas los defectos del tubo neural, el hipotiroidismo congénito, fenilcetonuria o otras.

También ha sido trascendente en el programa de la certificación de la sangre, estudiando la presencia de anticuerpos contra el virus de la Inmunodefiencia adquirida y el virus de la Hepatitis C.

De igual manera estos laboratorios han tenido entre sus funciones el desarrollo de la infectología para ofrecer con la más alta calidad el estudio masivo de las poblaciones que de un modo u otro pudieran ser de riesgo en la propagación de las infecciones.

Este programa de vigilancia epidemiológica cobra más vida en el contexto actual de la isla. Hoy los laboratorios con esta tecnología analizan muestras de casos expuestos a infección por el virus de Sars-Cov2, con un test cien por ciento cubano, analizando casos sospechosos asintomáticos.

En Granma por esta vía (UMELISA Sars-Cov2 Antígeno) se procesan unas 300 muestras cada día, pero en ellas solo se busca un antígeno que se encuentra en la cápside del virus, y si sale positivo en más de una oportunidad entonces se envía al laboratorio de biología molecular.

Para estos análisis, que a veces también son evolutivos, el país ha tenido que hacer una gran inversión, pues entre la tecnología empleada se encuentran los gabinetes de bioseguridad clase dos, que no se producen en la isla y por tanto hay que importarlos a un costo muy alto, pero necesario ante la situación epidemiológica actual.

Comparte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diecisiete + 20 =