La Covid-19 ha transformado el modo de vida de los seres humanos, y es responsable del luto en más de 68 familias granmenses, es también la causante de cuantiosas pérdidas económicas y de que autoridades políticas, gubernamentales, de Salud Pública, de organismos y de organizaciones de masas dediquen una importante parte de su tiempo al asunto.

Sin lugar a dudas, a la hora del recuento, será preciso hablar de un antes y un después de la pandemia en Granma, provincia que en los primeros seis meses de 2021, en lo concerniente a la Salud Pública ha invertido 159 millones 371 mil 900 pesos en la atención a personas en las categorías de contactos, sospechosos y confirmados, y en el enfrentamiento en general al SARS-CoV-2.

FUERTE IMPACTO ECONOMICO

Para la familia de Yolanda, residentes en el reparto Camilo Cienfuegos, de Bayamo, hubiese sido imposible recibir atención por la pandemia en otro sistema social, pues estuvieron ingresados en diferentes centros de aislamiento, su hija, uno de sus hijos, sus dos nietos y los dos bisnietos, y ella, por ser de alto riesgo permaneció en el hospital Celia Sánchez Manduley, de Manzanillo.

Aunque no pagaron un centavo por el alojamiento, seis comidas diarias, el aseo, la atención de médicos y enfermeras y por los medicamentos, conocen, por ejemplo que por la estadía de Yolanda se gastaron cuatro mil 56.24 pesos, mientras que por su hija, ingresada en Villa Cautillo la cifra ascendió a cinco mil 421.43 pesos.

Los números pudieran alargar estas líneas, pero esa familia humilde e integrada prefiere resaltar la labor humana de quienes los atendieron en esos sitios, y hacer extensivo el agradecimiento colectivo por tanta entrega.

Cuando hacemos referencia al fuerte impacto en el orden económico del sector por la enfermedad de marras, quizás muchas personas desconozcan que el estadio de un paciente con Covid en la sala de terapia intensiva del “Celia Sánchez” requiere la inversión de ocho mil 493.15 pesos, mientras si la permanencia es como contacto en la escuela Rubén Bravo la cuantía es de dos mil 4993. 56 pesos, en el Campus II asciende a cinco mil 11.25 pesos, y en el Campamento de pioneros del municipio de Guisa es de tres mil 25.77 pesos.

Resulta igualmente elevada la cantidad de dinero destinada en el primer semestre a la adquisición de medicamentos: 44 millones 418 mil 100 pesos.

ASEGURAMIENTOS Y ESFUERZOS

Esas dos palabras engloban el quehacer de directivos y personal de la salud como parte de la batalla contra la Covid-19, así lo corrobora Migdalia Guerra Soto, subdirectora administrativa de la Dirección provincial de Salud Pública, quien explica que funcionan puestos de dirección a instancias provincial, municipal y de todas las áreas de salud, que contemplan las acciones de la Atención Primaria y la Secundaria, con hospitales para adultos y personas en edad pediátrica, y salas en todos los policlínicos.

Migdalia dice que cuentan con aseguramientos para hacer funcional las acciones planificadas, protocolos de trabajo, y orden logístico, todo lo cual se contabiliza, por ello se miden los gastos en servicios contratados de enero a junio en 72 millones 566 mil 200 pesos.

“Esos servicios –afirma- son los garantizados en instalaciones que no son del sector y reciben pacientes y trabajadores que salen de la zona roja, como los centros de aislamiento en sus diferentes categorías, dígase escuelas, casas de alojamiento, campismos, casas de visitas y hoteles de Turismo.

“Otro elemento –abunda- es la alimentación, se paga el servicios a los organismos, Empresa de Alojamiento, Gastronomía, Turismo, Campismo; se suma a ello la contratación al transporte, no el sanitario sino el alternativo, para las altas médicas, traslado de pacientes, de trabajadores, y de los PCR.

“Es también impactante –indica- el importe de 18 millones 209 mil 300 pesos como beneficio de la Seguridad social, al aplicar las medidas por la Resolución 414 de 2020, para las personas con riesgos de salud que se mandaron a sus hogares sin laborar, el primer mes con el ciento por ciento de su salario y a partir de ahí con el 60 por ciento”

Guerra Soto señala como otros gastos el de materias primas y materiales, de unos 287 mil pesos; el de energía, en el orden de los 103 mil 800 pesos; el del personal, quienes están en puestos de dirección, en centros de alojamiento, médicos que se quedan 14 días haciendo nocturnidad y albergados, ascendente a un millón 902 mil 900 pesos, y el de alojamiento, profesionales que se mueve de un municipio a otro, cuatro millones 315 mil 400 pesos.

A todo lo expuesto se suma, según manifiesta Migdalia lo relacionado con las dietas, 96 mil 431 pesos, y el de mantenimiento que es de 42 mil 900 pesos.

NO IMPORTA EL COSTO

Dicho así parece muy sencillo, pero luego de escuchar a Ana Dolores Díaz Coba, jefa del departamento de Medicamentos y tecnología médica de la Dirección provincial de Salud en Granma, contamos con los elementos para afirmar que la Asistencia médica ha tenido un papel preponderante en el manejo y aseguramiento del enfrentamiento a la pandemia, dedicándole más de 44 millones 18 mil pesos.

“En 2021 –enfatiza- tuvimos como fortaleza el valor agregado de la puesta en funcionamiento e inauguración del Laboratorio de Biología Molecular, con recursos diagnosticadores, el 90 por ciento importado, y reactivos muy costosos, que se utilizan para la extracción y obtención del virus, para procesar diariamente 500 muestras.

“Otro salto de calidad resulta la adquisición de los medios de protección para el cumplimiento de las normas de bioseguridad del personal expuesto más directamente en los laboratorios y para los trabajadores arriesgados ante los pacientes en terapias intensivas, servicios de anatomía patológica, de respiratorio y pesquisa a nivel de la comunidad. Trajes o escafandras, importados; gafas, protectores faciales, máscaras quirúrgicas, máscaras DN95 y KF94 para cuando se ventilan a los pacientes que general aerosoles”.

Ana Dolores inscribe entre los medicamentos adquiridos y utilizados en la provincia en la primera etapa el Prevengovir, gotas homeopáticas distribuidas a comunidades y a núcleos familiares como antivirales, a pacientes de hogares de ancianos, Centro Médico Sicopedagógico y el Centro de protección social se les suministró la Biomodulina-T para los mayores de 65 años y para los menores el Factor de transferencia, para aumentar el valor de la inmunogenisidad individual.

Figuran igualmente en los centros de aislamiento en la primera etapa para sospechosos y confirmados el manejo de Interferón liofilizado para la edades pediátricas hasta 3 años y a partir de ahí Interferón líquido, también se introduce el Eberferón, antivírico, y para pacientes graves y críticos el Hitoruzumac y luego el Nimotuzumab , también la Jubinza, molécula pectídica con carácter antiinflamatorio.

Para concluir Díaz Cobas se refiere al Nasalferón, gotas nasales para el tratamiento en el hogar de sospechosos de bajo riesgo y sin comorbilidades asociadas, y al aseguramiento de las vacunas.

SUMÉMONOS A LA DISCIPLINA

Conocer de cerca la tremenda entrega de este sector, nos obliga a sumarnos a la disciplina, a hacer colectiva de una vez, esa voluntad que mueve millones de pesos sin descuidar aristas esenciales como el buen servicio, el humanismo y la profesionalidad a toda prueba.

Comparte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

11 − 5 =