El universo de los lugares habitados tanto rurales como urbanos y la definición de las áreas en futuro crecimiento son evaluaciones que responden a la tarea Hábitat desarrollada por el Instituto de Planificación Física.

En nuestra provincia tal actividad cuenta con resultados concluyentes que permiten una acertada ubicación de posibles áreas para la construcción por esfuerzo propio.

De este modo también quedaron identificadas infraestructuras que por su proximidad a un colector de alcantarillado, una conductora de agua y un servicio eléctrico reúnen las características para ser transformadas en viviendas.

Un cambio que hoy luce el otrora pre universitario Luis Augusto Turcios Lima, en el consejo popular Cautillo Merendero, en Jiguaní, modificado y entregado a varias familias con una difícil situación de vivienda.

En los registros que hoy posee la dirección provincial de Planificación Física, luego del estudio del Hábitat en el territorio, sobresale por ejemplo la existencia en Cauto Cristo de más de mil parcelas como respuesta a la solicitud de solares.

En mayor o menor cifra cada municipio granmense aporta espacios físicos para crecer en cuanto al fondo habitacional una problemática a la cual el país debe continuar otorgándole respuestas.

Comparte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1 + 10 =