Tokio, 8 ago (ACN) El púgil Andy Cruz llegó aquí dispuesto a conquistar un premio por el que trabajó muy duro, pero la misión adquirió otra dimensión este domingo, porque su reinado propulsó el ascenso de Cuba, que despidió con siete títulos los Juegos de la XXXII Olimpiada.

La presión de saberse última opción de su delegación y enfrentar a un profesional empeñado en vengar tres reveses anteriores pudiera ser demasiado para otros, pero el bicampeón mundial ligero welter pasó sobre todo eso y derrotó 4-1 al estadounidense Keyshawn Davis.

Sin importarle que el norteño cuente en su expediente con un trío de éxitos como rentado, el astro alzó el cuarto cetro de una armada que completó su cosecha con par de bronces y superó la acuñada en Río de Janeiro 2016 (3-0-3), aunque entonces inscribió a 10 concursantes y ahora a siete.

Andy volvió a encontrar recia oposición en el contrario al que también dejó en plata en los Juegos Panamericanos de Lima 2019, y añadió razones a quienes le consideran entre los mejores animadores de la justa acogida por la arena Kokugikan.

«Llegamos al final de un camino largo y difícil, pero lo logré», dijo a la prensa el ídolo del poblado de Alacranes, quien lejos de subir tensionado al ring se propuso disfrutar el contexto de su duelo.

«Me gustan mucho los retos, y agradecí que se me diera la oportunidad de ser quien puso fin a la presencia de nuestro equipo en este evento», sentenció minutos después de un pleito en que Davis vivió un mejor asalto intermedio.

Su coronación fijó en 41 las disfrutadas por el boxeo cubano en estas lides y le convierte en el tercer exponente de esa categoría incluido en el exclusivo listado, como continuador de Ángel Herrera (Moscú 1980) y Mario Kindelán (Sydney 2000 y Atenas 2024).

Es, además, el primer titular universal vigente que reina bajo los cinco aros en esa categoría desde que el ucraniano Vasiliy Lomachenko lo hiciera en la capital británica.

«Me siento contento, sin palabras para expresar lo feliz que estoy, porque este es el sueño de todo atleta, y el mío en particular, y quiero dedicar la medalla al pueblo cubano, que de seguro la está disfrutando igual, o incluso más que yo», aseveró.

La armada dirigida por Rolando Acebal festejó antes los reinados del welter Roniel Iglesias, el semicompleto Arlen López y el crucero Julio César La Cruz, y completó su colección con bronce del pluma Lázaro Álvarez, lo que le llevó a la cima del ordenamiento por países.

Aun sin representante en la división mediana y ausente del torneo femenino, dotado de seis juegos de premios, su saldo de 4-0-1 fue suficiente para aventajar con categoría a Gran Bretaña (2-2-6) y china (1-1-4) en una lid donde las fajas quedaron en poder de nueve escuadras y una potencia como Kazajistán necesitó conformarse con par de terceros escaños.

Comparte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

nueve + 19 =