Los nuevos actores económicos en Cuba (micro, pequeñas y medianas empresas) y las adecuaciones a los ya existentes permiten entrar en una nueva etapa de diversificación de la economía y en un nuevo escenario de desarrollo del país, en función de aprovechar al máximo las potencialidades, declaró Alejandro Gil Fernández, viceprimer ministro.

En el programa informativo de este miércoles, el también titular de Economía y Planificación resaltó la importancia de la reciente aprobación por el Consejo de Estado de cuatro decretos-leyes para impregnar de autoridad jurídica a las Mipymes y demás actores económicos (trabajo por cuenta propia y cooperativas no agropecuarias), proceso basado en un diseño integral, moderno y que busca el mínimo de burocracía y la mayor agilidad posible.
Las mipymes y las empresas filiales surgen en el contexto de la crisis económica mundial producto de la pandemia, sumado a la agresividad del bloqueo de Estados Unidos, lo que ha generado una compleja situación económica en el país, que sólo en 2020 enfrentó más de dos mil 400 millones de dólares en pérdidas.
Pese a la realidad que vive la Isla, la introducción de las Mipymes contribuirá al desarrollo local, como fuentes de empleo y gestoras de bienes y servicios en diversas actividades o esferas, aseguró Gil Fernández.
En su comparecencia anunció que se prevé crear un Consejo Nacional de Actores Económicos, un espacio para la concertación de los organismos de la administración central del Estado, la academia y otras figuras, en aras de proponer al gobierno políticas públicas y el necesario encadenamiento de las empresas, mipymes, cooperativas no agropecuarias, la inversión extranjera y las empresas mixtas.
Por su parte, Johana Odriozola Guitart, viceministra del Ministerio de Economía y Planificación, detalló los pasos que tendrán que seguir los interesados en constituir una Mipyme, la nueva forma de gestión no estatal que puede conformarse solo con un socio (persona natural y jurídica), al contrario de las CNA que dependen de al menos la asociacióm de tres personas.
Los interesados en constituir una micro, pequeña o mediana empresa deberán llenar en un primer momento un formulario en línea (en una plataforma conectada a la ficha del ciudadano y a la base de datos de la Oficina Nacional de Administración Tributaria) con los datos obligatorios del nombre, la ubicación del negocio, estatutos y lista de los socios, el cual después será revisado por especialistas del MEP.
Una vez comprobados los datos el banco automáticamente creará una cuenta específica a la que los dueños podrán transferir la suma acordada, ya que se busca lo menos posible la presencia física de las personas para los trámites, señaló Odriozola Guitart en la Mesa Redonda, al precisar que los tramites se envían después a la notaría, donde se les avisará a las personas en el momento de la firma.
En su intervención aclaró que se le dará prioridad a ciertas actividades por temas organizativos, como los de producción de alimentos, desarrollo local, negocios de base tecnológica, los que han exportado a través de entidades empresariales y los que tienen como concepto la economía circular.
Con el fin de impulsar el crecimiento en corto tiempo de las Mipymes, el país planificó un sistema impositivo flexible en la primera etapa; al decir de Meisi Bolaños Weiss, ministra de Finanzas y Precios, durante los dos años iniciales de constituidas se les exonera del pago del uno por ciento a la contribución territorial.
Asimismo, en la Mesa Redonda trascendió que las Mipymes deberán abonar al Estado el 35 por ciento del impuesto sobre las utilidades, en tanto a los socios se les exonerará de las obligaciones tributarias en el primer año por la eliminación del pago de tributos por los dividendos obtenidos a raíz de sus operaciones.
Marta Elena Feitó Cabrera, ministra de Trabajo y Seguridad Social, al intervenir en el espacio informativo, también abordó las adecuaciones realizadas al trabajo por cuenta propia tras la ampliación a más de dos mil actividades que podrán ejercer los interesados, quienes tendrán que acercarse, además de la Oficina Nacional de Administración Tributaria (ONAT), a una sucursal bancaria para abrirse una cuenta adjunta.
Feitó Cabrera expuso que los ciudadanos no tienen que reinscribirse en el organismo si su propósito actual no sufre modificaciones; mientras que quienes quieran ampliar sus iniciativas deberán acudir a la ventanilla única, una novedosa herramienta para que los cuentapropistas realicen todas sus gestiones legales.
Con la integración de las Mipymes en el entramado económico y el avance de los otras formas de gestión no estatal (TCP y CNA), Cuba se sitúa en mejores condiciones para el perfeccionamiento de su sistema que tiene como centro a la empresa estatal socialista, llamada a ser más eficientes, tras la implementación de medidas que le aseguran mayor autonomía y flexibilidad en su accionar.

Comparte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

uno + 16 =