La provincia de Granma analizó en la jornada anterior poco más de 1400 muestras y diagnosticó 340 personas positivas a la COVID 19. Los casos diagnosticados todos son autóctonos de acuerdo con la actualización diaria del Ministerio de Salud Pública de Cuba (MINSAP) en la habitual comparecencia a través de la televisión cubana.

En el espacio televisivo se informó que la mayor complejidad está en el municipio de Manzanillo, territorio costero que diagnosticó 241 casos, seguido de Bayamo y Rio Cauto con 61 y 23 casos respectivamente. El resto de los municipios granmenses que confirmaron pacientes con el virus fueron Guisa (5), Jiguaní (3), Bartolomé Masó (2) y Buey Arriba, Media Luna y Pilón, uno cada uno.

Granma, con el 23,3 por ciento de positividad, es una de las diez provincias cubanas que se mantienen por encima de la media nacional (18 %) en este indicador.

Según dijo el doctor Francisco Durán, Director Nacional de Higiene y Epidemiología, tras haber estudiado 45 939 muestras en los laboratorios del país, 8 666 fueron positivas, diagnosticándose casos en toda la isla, excepto en el municipio especial Isla de la Juventud.

De las personas confirmadas, informó el experto, 8 647 son autóctonos y 19 importados, estos últimos procedentes de Estados Unidos, República Dominicana, Panamá, México, Canadá, Ecuador e Italia.

Lamentó el fallecimiento de 85 personas en el país como consecuencia de la enfermedad, reportándose decesos en 15 provincias cubanas y 46 municipios. En el caso específico de Granma se lamentaron dos muertes de Manzanillo.

Aunque este 18 de agosto Cuba reportó 1106 casos menos que la jornada anterior, el doctor Durán insistió que continúa la complejidad epidemiológica dado el alto número de confirmados y la cantidad de fallecidos. Además dijo que sigue siendo preocupante el comportamiento por grupos etarios, significando la edad pediátrica hoy con 1629 positivos, lo que representa el 18,8 por ciento del total de diagnosticados.

También insistió en la vigilancia de los grupos mayores de 60 años, pues en ellos afectan mucho las co-morbilidades como hipertensión arterial, diabetes mellitus, cardiopatías isquémicas, insuficiencia renal crónica, asma bronquial, cáncer y EPOC de pulmón, cuadros que complejizan la evolución de la enfermedad y pueden dar al traste con la vida.

Por eso es necesario seguir insistiendo en las medidas de control y prevención.

Comparte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 × cuatro =