Liderada por la pentacampeona Omara Durand, arribó hoy a esta capital procedente de los Emiratos Árabes Unidos la delegación atlética cubana para participar en los XVI Juegos Paralímpicos Tokio 2020 que comenzarán el próximo 24 de agosto.

El embajadpr cubano en Japón, Miguel Ángel Ramírez Ramos, y Alberto Juantorena y Oscar Beltrán, titular y secretario, respectivamente, del Comité Paralímpico Cubano, recibieron a atletas, entrenadores, médicos y otros, quienes habían hecho escala en París.

La representación de la mayor de las Antillas, integrada por ocho especialistas del atletismo, dos per cápita de levantamiento de pesas y judo, y uno de tenis de mesa, ciclismo y natación, llegó por el aeropuerto de Narita, a unos 54 minutos del centro de esta urbe japonesa.

El 22 venidero lo hará la tiradora Yenigladys Suárez, quien quedó en Dubái, ciudad de los Emiratos Árabes Unidos, a la espera del permiso de entrada de las armas.

“La preparación en Dubái fue muy buena. Nos ayudó mucho con la adaptación al clima y el cambio de horario. Los entrenamientos allí fluyeron muy bien”, destacó Durand, abanderada de la comitiva cubana.

“Estoy muy bien preparada físicamente y lo voy a dar todo en la pista para que salgan los resultados”, señaló la recordista paralímpica y mundial.

“Estos son unos juegos atípicos, con un protocolo que hay que cumplir para evitar el contagio con la COVID-19”, reafirmó quien competirá en 100, 200 y 400 metros.

“Por eso esta vez no habrá mucho contacto entre los participantes, pero creo que lo más importante es cuidarnos y competir con ganas, para darles la lucidez que ameritan unos juegos paralímpicos”, comentó poco antes de abordar la guagua para la Villa Paralímpica, activada con la entrada de los atletas.

La Villa será el hogar de 4 mil 400 deportistas provenientes de cerca de 160 países, que participarán del 24 de agosto y el 5 de septiembre en 539 pruebas.

Tras acoger los Juegos Olímpicos, esa fue cerrada para realizarle algunos cambios para adaptarse a las necesidades de los nuevos inquilinos, derivadas de discapacidades que van desde la visual a la física, o parálisis cerebral.

Está ubicada en una isla artificial denominada Harumi en la bahía de Tokio, y está rodeada de agua por tres lados.

Cuenta con 44 hectáreas en las que se encuentran 21 edificios con 8 mil camas de cartón, número que se ha tenido que reducir de los olímpicos, ya que eran 18 mil.

Comparte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

19 − dos =