La Habana, 2 sep (ACN) La velocista cubana Omara Durand aumentó hoy su botín dorado en los Juegos Paralímpicos de Tokio, al agenciarse el título en la final de los 100 metros (m) del atletismo, categoría T12 (débiles visuales profundos).

Durand, junto a su guía Yuniol Kindelán, cumplieron los pronósticos que los daban como máximos aspirantes a llevarse el cetro en esa distancia, y con tiempo de 11.49 segundos repitieron la victoria conseguida hace cinco años en esos escenarios.

Para la laureada corredora de Cuba esa fue su séptima presea dorada en ese tipo de eventos, para hacer crecer aún más su leyenda, con el añadido que sigue sin perder una carrera desde hace más de 10 años, sin dudas toda una hazaña digna de elogios.

Ahora triunfó su mejor marca de la presente temporada y se quedó a solo nueve centésimas de igualar su récord mundial establecido en Río de Janeiro 2016.

Antes de su inclusión entre las finalistas, la santiaguera y Kindelán se impusieron este miércoles con amplia ventaja en la semifinal 1 con crono de 11.59 segundos; mientras en la primera ronda habían ganado el heat 2 con 11.70 segundos.

En los 100 m la escoltaron en el podio de premiaciones la ucraniana Oksana Boturchuk (12.03) y la china Yanfen Liang (12.51), medallistas de plata y bronce, respectivamente, según el sitio oficial de la competencia.

Todavía a la cubana le queda otra posibilidad de oro en la prueba de los 200 m, con lo que igualaría su cosecha de tres coronas obtenidas en la urbe carioca.

El pasado lunes Durand conquistó el metal áureo de los 400 m al dominar de principio a fin esa modalidad con marca de 52.58 segundos.

Hasta el momento, la delegación antillana suma cinco medallas en Tokio, tres oros, una plata y un bronce, todas conseguidas en el atletismo, para ratificar que es el deporte con mayores posibilidades por Cuba en esa cita paralímpica.

Comparte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

catorce − ocho =