Foto tomada de ACN

La Habana, 7 sep (ACN) Obtener ingresos extras, ocupar el tiempo, la oportunidad de crear un emprendimiento y hasta recolectar fondos para determinada causa, sobresalen entre los beneficios que tienen las ventas de garaje, destacan sus organizadores.

Entre la situación económica que atraviesa el país por la pandemia y la dificultad para adquirir ropas y determinados artículos confeccionados por la industria nacional, estas iniciativas, que toman su nombre del inglés «garaje sale», se han puesto de moda, como muchos de los artículos que venden.

Esa forma de comercialización no es reciente en La Habana, pero en el último año con la pandemia ha ganado popularidad, como comprobó la Agencia Cubana de Noticias en un recorrido por algunos de los espacios.

Isis García González, estudiante de 17 años, opinó que la venta de garaje ha sido la oportunidad perfecta para generar ingresos y no depender del dinero de sus padres a la hora de enfrentar determinados gastos, además le permite emplear el tiempo que la COVID-19 le ha dejado libre.

Lo que empezó de manera más informal junto a sus amigos los fines de semana, donde se reunían para vender las prendas que ya no les servían o gustaban, ahora es un emprendimiento familiar, en un portal del Vedado capitalino, donde se comercializan ropas para niños y adultos.

Arassay Corona, su prima y quien también participa en la iniciativa, explicó que el proyecto, que abre cada sábado y domingo, ha ido creciendo; «al estar en un lugar céntrico muchas personas, y parte de nuestra clientela, nos preguntaban si podían traer sus ropas en desuso, por eso comenzamos a aceptar días antes de las ventas una cantidad de prendas y si no se comercializan se les devuelve».

La reciente Resolución 102 del Ministerio de Comercio Interior (MINCIN), que derogó la No.97, dio respaldo legal a las ventas de garaje y las definió como modalidad de comercialización minorista eventual, a las que se les permite ofertar artículos de uso doméstico, personal, usado, seminuevo o nuevo.

Claribel Quiroz Pinillo, residente en L entre 19 y 21 en el Vedado, señaló que esa actividad económica en la entrada de su edificio se ha convertido casi en un proyecto entre vecinos.

Para Rosy Peña Fernández, residente en el municipio Cerro y cliente, esa modalidad de venta continua siendo una opción mucho más económica que la de comprar ropa nueva, sin embargo, últimamente los precios en algunos lugares han sobrepasado los valores de las prendas, teniendo en cuenta que la gran mayoría son usadas.

Los organizadores entrevistados por la ACN concordaron en que son la calidad de la prenda, su estado (si es nueva o no) y su marca, los parámetros que definen su costo de cara al cliente.

El éxito de una venta de garaje depende en buena medida de su promoción en redes sociales, al decir de Lisandra Herrera Benítez, estudiante de Psicología; Whatsapp, Facebook e Instagram son las plataformas digitales que utiliza para anunciar cada nueva venta.

La joven consideró que gracias a esa divulgación los clientes acuden sin importar cuán lejos sean la actividad planificada con sus amigas, y en las que ofertan ropas suyas, recicladas, de familiares y clientes.

Resaltó, vía Whatsapp, el aprendizaje que conlleva realizar la comercialización, que les ha permitido adoptar conocimientos básicos de negocios, contabilidad y marketing, algo que en un inicio sólo vieron como la oportunidad de generar ingresos.

En una ocasión realizamos esta iniciativa con el propósito de recolectar fondos para la atención y cuidado a animales que viven en las calles, acotó.

Alexa Pérez Delgado, vecina de Diez de Octubre y asidua a las ventas de garaje, dijo que a raíz de ellas ha obtenido artículos y ropa que de otra forma, y ante los elevados precios en el mercado informal, no hubiese podido comprar con su salario.

Para realizar ventas de garaje en Cuba, las personas no requieren de licencia comercial ni de trabajador por cuenta propia, y de esa actividad se excluye la comercialización de lotes de artículos nuevos importados y de la industria nacional, pieles de animales, maderas preciosas y alimentos.

Comparte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dos × cuatro =