Daynier es un joven emprendedor que se sumó al combate a la COVID-19 / Foto: Eliéxer Peláez Pacheco

Manzanillo. Septiembre 11.- El joven cuentapropista Daynier León Batista es otro de los emprendedores de esta ciudad que no ha querido quedarse de brazos cruzados ante la compleja situación epidemiológica que enfrentamos a causa de la COVID-19, y se ha sumado al grupo que quiere brindar sus aportes frente a esta batalla.

En su taller ubicado en las intercepciones de la circunvalación de Manzanillo con la carretera a Bayamo, el ajetreo por estos días se hace más constante porque ya quiere en el menor tiempo posible efectuar la donación que prepara de implementos destinados al hospital provincial Clínico Quirúrgico Celia Sánchez Manduley.

Unos 21 portasueros e igual número de escabeles ya tiene casi listos este trabajador por cuenta propia, que ha creado los instrumentos con el propósito de que se empleen en la zona roja y otras salas que los necesiten en el centro hospitalario.

Portasueros y escabeles serán donados por este joven emprendedor al hospital Celia Sánchez Manduley / Foto: Eliéxer Peláez Pacheco

«El gran deterioro que presentan estos implementos, la ausencia de muchos de ellos en las salas del hospital, el problema que tenemos con los insumos médicos, pues no estábamos preparados para los que se nos presentó, fue lo que me motivó hacer este trabajo en conjunto a mis compañeros.

Por experiencia propia pues he entrado en varias ocasiones allí, e incluso estuve de aislamiento en el propio hospital donde me percaté que este tipo de trabajo allí es insuficiente.

Entonces como tengo los recursos y con material reciclado dediqué un tiempo para crear estos instrumentos para presentárselos a la institución».

Daynier León Batista / Foto: Eliéxer Peláez Pacheco

Las piezas han salido con el mejor empeño que premia la solidaridad, en conjunto a los siete trabajadores de su taller que incluye a soldadores, técnicos y pintores.

Este es un joven totalmente inquieto al que no le gusta la inercia por eso ahora en sus esfuerzos como emprendedor ha logrado además contratos con los servicios comunales para reparar los parques infantiles, donde hace derroche de su talento creador, y además confecciona las clavijas para los ataúdes de toda la provincia de Granma. «Lo hago para aportar mi grano de arena y poder juntos enfrentar la situación económica que tenemos», dijo.

Daynier es también artista de la plástica, ganador de muchos premios en concursos de esta especialidad y cuenta en su currículum varias exposiciones personales y colectiva. Él considera que esta labor también debe tener un poco de arte con la pasión que lleva.

Comparte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cinco × tres =