Manzanillo Septiembre 19.- La pequeña Daniela Rodríguez Salazar tiene cuatro años y ella fue una de las infantes que en esta ciudad recibieron hoy la primera dosis de Soberana 02, otra de las vacunas logradas por los científicos cubanos que se aplica ahora a las edades pediátricas como parte del proceso de inmunización masiva que se lleva a cabo en nuestro país.


Daniela asistió con su mamá hoy al sitio vacunal que se estableció en el mismo círculo infantil donde cursa el cuarto año de vida La edad de Oro. Con la candidez de su inocencia dejó bien claro que se vacunaba por la esperanza.

Daniela Rodríguez Salazar tiene cuatro años y fue una de las primeras en recibir su dosis de Soberana 02 //Foto Eliexer Pelaez Pacheco
Daniela recibe su primera dosis de Soberana 02 //Foto Eliexer Pelaez Pacheco


«Me vacuné porque ya quiero volver al círculo para jugar con mis amiguitos porque ya no quiero seguir estar encerrada en mi casa», fue lo que nos dijo esta pequeña con toda sinceridad, palabras que arrancó risas de sus educadoras a las que ella extraña mucho.


Como Daniela también recibieron su dosis de Soberana 02 Antonio Daniel Vázquez Aguilar, Camila Alejadra Guerrero Villega, Sofía Tamayo Fernández y Yaudi Zambrano Carrillo, todos matriculados en este mismo centro escolar, que se convirtió en el sitio vacunal correspondiente al policlínico número uno Francisca Rivero Arocha para las edades pediátricas de dos a cinco años.

Espejo de Paciencia vuelve al vetusto Bayamo
Yurislaida Aguilar Díaz con su hijo Antonio Daniel //Foto Eliexer Pelaez Pacheco


Yurislaida Aguilar Díaz es la madre de Antonio Daniel, ella confiesa que es «un orgullo para nosotros que mi niño haya recibido esta vacuna porque así ya va a estar inmunizándose contra la COVID-19. Yo al ser licenciada en enfermería y estudiante de medicina lo fui preparando de la importancia de recibir esta vacuna, él estaba muy entusiasmado y se portó muy bien», dijo.

Marisol Fleites Guerra //Foto Eliexer Pelaez Pacheco
Marisol con su bisnieta Camila //Foto Eliexer Pelaez Pacheco


Marisol Fleites Guerra es la bisabuela de la pequeña de tres años Camila Alejandra y confiesa estar «muy feliz en estos momentos y no sólo por ella pues también tengo dos gemelas más que igual se van vacunar.


En realidad estoy agradecida con esta vacuna que nos ha regalado la Revolución, con el legado de Fidel quien fue el impulsor de que se crearan todas estas cosas. Los niños van a estar protegidos y esto nos produce mucha satisfacción.


Mi bisnieta se preparó para este momento porque siempre veía en la televisión a Chamaquili y le decíamos que se iba a poner la vacuna de ese niño que presentaban junto al doctor Durán, y ella vino contenta para el círculo», expresó esta manzanillera.

Aleida López Pacheco //Foto Eliexer Pelaez Pacheco
Aleida con su nieta Sofía ya vacunada //Foto Eliexer Pelaez Pacheco


Por su parte Aleida López Pacheco es otra abuela agradecida porque su nieta Sofía de cinco añitos ya recibió a la Soberana 02. Ella declara abiertamente que se siente «orgullosa que los niños del país reciban esta vacuna para así tener menos riesgos de esa enfermedad que nos azota.


Para la familia de Sofi es un impacto maravilloso porque su mamá y su tía están en estos momentos cumpliendo misión internacionalista y ellas cuando sepan que la niña ya está vacunada se van a sentir más tranquilas. A las familias le mando como mensaje que no tengan miedo de vacunar a sus niños pues este pinchazo significa la salvación del pequeño», señaló.

Yasiel Zambrano Bernardo //Foto Eliexer Pelaez Pacheco
Yasiel junto a su hija Yaudi ya vacunada //Foto Eliexer Pelaez Pacheco


Yasiel Zambrano Bernardo acompañó a su niña Yaudi y dice que para él esto «es muy emocionante pues como está la situación epidemiológica en el país que se vacunen los niños es lo mejor que está pasando en estos momentos. Aquí el trato fue especial y le envío el agradecimiento más grande del mundo al personal de salud por este gesto».


Una de las enfermeras que tuvo el privilegio de participar en este proceso fue la licenciada Moraima La Rosa Piñeiro quien tiene 34 años de experiencias y de ellos varios dedicados a la vacunación de los pacientes pediátricos lactantes menores de un año edad.


Para ella esta oportunidad es «un momento muy importante no sólo para mí, también lo es para todo el personal de enfermería que está ejerciendo esta labor. Yo estoy muy orgullosa de estar cumpliendo con este deber que sabemos va a favorecer a disminuir el proceso de la enfermedad.


Aquí en el vacunatorio logramos una maravillosa empatía con la familia, tomamos al niño, lo tratamos con cariño, le decimos cosas lindas para que no se sienta con el temor y logren la confianza» señaló la licenciada.


La doctora Kenia Céspedes Tamayo, directora del policlínico número uno Francisca Rivero estuvo allí compartiendo con el personal que atiende este vacunatorio. La especialista detalla que «hoy comenzamos este proceso aquí con los niños de dos a cinco años que son matrícula de este círculo y de otros pero que conviven en nuestra área de salud, y mañana con los de las vías no formales.

Dra Kenia Céspedes Tamayo //Foto Eliexer Pelaez Pacheco


En el Seminternado Pedro Sotto Alba corresponde entonces a los infantes en edad escolar de cinco a 10 años con todo el personal de salud preparado».


Sobre el impacto de esta acción en la familia la doctora explicó que ha sido «muy buena por la aceptación que ha tenido con este tema y realmente nos reconforta porque así podemos cortar la transmisión del virus que tanto nos ha golpeado a nuestro municipio».


La directiva también explicó los detalles que se tendrán en cuenta una vez que se concluya con esta actividad para comenzar con aquellos que aún no han podido recibir la vacuna. «Luego de terminar este proceso debemos incluir a los niños excluidos por haber sido positivos a la COVID-19 u otra situación y en su momento ellos recibirán la Soberana Plus».

La doctora Kenia Céspedes Tamayo visitó a este sitio vacunal //Foto Eliexer Pelaez Pacheco


También el personal de salud se preparó para inocular a los pequeños discapacitados que no pueden llegar hasta el sitio vacunal en sus viviendas. «Para esto tenemos un equipo móvil que se dirige hasta las casas y allí se les inyecta a los niños discapacitados o postrados y le hacemos la vigilancia ahí mismo. Nadie va dejar de recibir su vacuna», destacó la doctora Kenia.


Un apoyo esencial en esta actividad lo es sin dudas el que brindan los trabajadores del sector de la educación. Así lo confirma la Máster en Ciencias pedagógicas en la educación de la primera infancia Cecilia Guerrero Aguilar, metodóloga integral.


«Poniéndole corazón tenemos aquí al personal docente distribuido en varias áreas y el personal no docente colabora en la higienización, cada quien cumpliendo sus funciones para tratar de agilizar este proceso. Se ha logrado una buena masividad, los padres le han puesto interés a este tema».

Otorga Sesión Solemne de la Asamblea municipal del Poder Popular títulos honoríficos a personalidades bayamesas
M.Sc. Cecilia Guerrero Aguilar //Foto Eliexer Pelaez Pacheco


Para los educadores esta acción tiene un gran impacto así lo confirma Guerrero Aguilar quien asegura que «es una gran experiencia que estamos viviendo en este proceso masivo. Nos preparamos con el personal de la salud con los cuales hemos logrado un buen binomio.


Además este paso es importante porque una vez que ya tengamos vacunados nuestros niños y el personal docente estaremos mejores preparados para recomenzar el curso escolar», dijo Cecilia.


En este sitio vacunal se prevé atender a un universo general comprendido en 3822 niños manzanilleros que recibirán sus dosis de la vacuna Soberana 02. Este es una gran paso con el que se logra una población más inmune y feliz en este combate a la COVID-19.

Más de 3mil niños del policlínico número uno Francisca Rivero recibirán en el círculo La edad de Oro su dosis de Soberana 02 //Foto Eliexer Pelaez Pacheco
Comparte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

19 + 7 =