Un aguacero frustró hoy el debut de Cuba y República Dominicana en el Mundial Sub-23 de béisbol, duelo que tentativamente pasará al próximo martes, en la fecha de descanso. La lluvia favoreció a la novena quisqueyana, que solo contaba con 13 jugadores, pues el resto tuvo problemas de visado que retrasaron su llegada a la ciudad de Obregón, sede del grupo A del certamen.

Al caer la noche seguía el diluvio que anegó la grama del estadio de los Yaquis, ocho veces campeones de la Liga del Pacífico, donde en la mañana China Taipéi derrotó 7-0 a Alemania.

México, campeón defensor y anfitrión del torneo, enfrentará a República Checa en el otro compromiso del grupo A, si la lluvia finalmente lo permite.

Comparte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diez − nueve =