A continuación trasmitimos el discurso del primer ministro de la República de Cuba, Manuel Marrero Cruz, en la inauguración del Foro Zhongguancun.

Estimado compañero Xi Jinping, secretario general del Comité Central del Partido Comunista de China y Presidente de la República Popular China:

Distinguidos invitados:

Permítanme agradecer la atenta invitación a participar en el prestigioso Foro Zhongguancun 2021.

En la coyuntura especialmente compleja que enfrenta el mundo, bajo el impacto devastador de una pandemia que ha profundizado las inequidades estructurales derivadas del injusto orden internacional prevaleciente, desatándose una crisis global multidimensional, el papel de la ciencia, la tecnología y la innovación resulta crucial para superar los desafíos actuales.

La covid-19 ha puesto a prueba la capacidad de la comunidad científica en todas partes del mundo. En ese esfuerzo, son innegables los avances obtenidos, entre los que se erigen las vacunas, como resultado más promisorio.

Lamentablemente, el acceso a ellas constituye una quimera para cientos de millones de personas en el mundo. En agosto de 2021, más de 5 000 millones de dosis habían sido administradas globalmente; sin embargo, más del 80 % de ellas se aplicó en países de ingresos medios o altos, que representan mucho menos de la mitad de la población mundial.

Inspirada en las palabras del Líder Histórico de la Revolución Cubana, Fidel Castro Ruz, cuando en 1960 afirmó que «El futuro de nuestra Patria tiene que ser necesariamente un futuro de hombres de ciencia», Cuba ha desarrollado gradualmente un fuerte potencial científico y tecnológico durante más de 60 años.

A pesar de los enormes obstáculos que enfrenta el país, en primer lugar a causa del cruel bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por el gobierno de ee. uu., la comunidad científica cubana, en su estrategia contra la covid-19, ha logrado desarrollar tres vacunas y dos candidatos en fase de desarrollo clínico.

Además, se inician los pasos para el proceso de calificación de las vacunas cubanas ante la Organización Mundial de la Salud, con vistas a su inclusión en la lista de uso de emergencia. Hasta la fecha, 18,4 millones de dosis han sido administradas a la población y aspiramos a la inmunización total a fines del presente año.

Guiada por su profunda vocación solidaria y humanista, Cuba ha enviado 57 brigadas médicas a 40 países y territorios afectados por la covid-19, que se han sumado a los más de 28 000 colaboradores que ya laboraban antes del inicio de la pandemia.

Este Foro, con el tema «inteligencia, salud y neutralidad de carbono», se vincula directamente con los ejes estratégicos de nuestro Plan Nacional de Desarrollo Económico y Social al 2030, alineados con los Objetivos de Desarrollo Sostenible y con los tres pilares de la gestión del Gobierno cubano: la ciencia e innovación, la informatización y la comunicación social.

La ciencia y la innovación también han constituido herramientas imprescindibles en la implementación de acciones dirigidas al desarrollo de una economía sostenible y baja en carbono; así como en la materialización de los planes de adaptación y enfrentamiento al cambio climático.

Cuba cuenta con un Plan de Estado para el enfrentamiento al cambio climático, denominado «Tarea Vida», que comenzamos a ejecutar hace cuatro años, tras su aprobación en 2017. Este programa está dirigido a contrarrestar los impactos de ese proceso en las zonas vulnerables del archipiélago cubano, la mayoría asentada en regiones costeras, mediante medidas de adaptación y mitigación en el corto, mediano, largo y muy largo plazo.

Acogemos con simpatía que la innovación en su concepción más amplia, científica, tecnológica y teórica, sea uno de los ejes del modelo de desarrollo impulsado por el secretario general, Xi Jinping, desde el xviii Congreso del Partido Comunista de China. Su renovado impulso en el xiv Plan quinquenal brinda oportunidades para el mundo y, en particular, para la cooperación entre Cuba y China en el sector biotecnológico, en el que ya contamos con experiencia de transferencia tecnológica, productos novedosos registrados y empresas mixtas constituidas, así como resultados concretos en el enfrentamiento común a la pandemia de la COVID-19.

La aplicación de la ciencia y la innovación está llamada a desempeñar un papel crucial en la recuperación pospandemia a nivel mundial. Es necesario fomentar la cooperación internacional y la solidaridad para enfrentar los grandes retos que tenemos por delante. Los avances científicos y tecnológicos deben ser patrimonio de la humanidad si queremos lograr un mundo verdaderamente justo.

Muchas gracias.

Comparte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

quince − siete =