China y Cuba festejan hoy 61 años de unas relaciones bilaterales en plena madurez, mientras continúan como referente por cimentarse en una amistad que devino en vehículo para enfrentar desafíos y avanzar hacia un futuro de éxitos.

Al repasar lo conseguido en este tiempo de contacto diplomático, el embajador de la isla aquí, Carlos Miguel Pereira, dijo en entrevista con Prensa Latina que prácticamente no existe un ámbito de los nexos sin experimentar una dinámica de crecimiento fluido y soportado en un alto nivel de comunicación.

La pandemia de Covid-19, acotó, lejos de afectar ese nivel de diálogo ha sido una oportunidad para profundizarlos de varias maneras, pues hubo llamadas telefónicas entre los principales dirigentes, intercambios de misivas, mensajes y videoconferencias en casi todos los sectores, incluido el partidista.

El diplomático remarcó cómo la crisis sanitaria fue tribuna de máxima expresión de solidaridad y apoyo entre ambos gobiernos, al destacar que la experiencia china permitió a Cuba prepararse de forma temprana y conformar sus propios protocolos de salud.

También ilustró esa afirmación con el establecimiento de un puente aéreo que permitió organizar una veintena de vuelos chárteres contratados por la mayor de las Antillas para llevar lotes de materiales y equipos donados aquí y también adquiridos para enfrentar la mortífera enfermedad

Pereira significó el comienzo de un proyecto conjunto para desarrollar la vacuna Pancorona, destinada a atacar diferentes mutaciones del coronavirus SARS-CoV-2, causante de la Covid-19.

‘En fin, podemos decir que en la pandemia, Cuba y China han sido ejemplos de cómo la solidaridad y la cooperación deben la hoja de ruta y el camino para poder vencer esta pandemia que nos afecta a todos’, remarcó.

El embajador también definió como pilar importante en las relaciones el diálogo sobre múltiples temas internacionales y la coordinación del trabajo en organismos y foros globales ante la consecución de campañas, medidas y sanciones unilaterales promovidas por Estados Unidos.

En ese punto, mencionó el apoyo de Cuba a China en aspectos relativos a la defensa de su soberanía, integridad territorial, rechazo a la injerencia extranjera y más recientemente a la politización del origen del SARS-CoV-2.

El gigante asiático, por su parte, mantiene invariable la posición de respaldo a La Habana en la lucha contra el bloqueo económico, financiero y comercial de Washington, y también los intentos de desestabilización a raíz de los sucesos del pasado 11 de julio.

Sobre los lazos económico-comerciales, Pereira aseguró que las perspectivas son muy importantes, pues China se consolida como segundo socio comercial de Cuba, segundo en el origen de las importaciones y el principal destino de sus exportaciones de productos como ron, tabaco, azúcar y café, entre otros.

Citó a la biotecnología entre las esferas de creciente desarrollo, pues tras 16 años de colaboración arroja más resultados concretos y está en condiciones de seguir aportando a los intercambios.

El terreno científico-tecnológico es otro que avanza mediante programas conjuntos que ya empiezan a implementarse y lo mismo se espera con el estreno de un pabellón en la plataforma electrónica JD.com para la venta de productos cubanos presentes en este mercado.

‘El componente económico-comercial en las relaciones bilaterales va ganando en solidez, preeminencia y esperamos que poco a poco, trabajando, logremos hacer realidad que se puedan llevar al nivel de los lazos políticos’, indicó, al mencionar el potencial existente en turismo e inversiones.

Entre otras cuestiones, Pereira mencionó que están a punto de concluir la firma del plan de acción derivado de un memorando de entendimiento suscrito por ambos gobiernos para insertar a Cuba en la iniciativa de la Franja y Ruta, llamada a convertirse en una mega red de infraestructuras y cooperación.

Comparte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 × 2 =