El mes de octubre se avizora como el de los mayores picos de cosecha previstos para la presente temporada de recolección cafetalera en Bartolomé Masó.

Así lo predice el Ing. Juan Ortega Vázquez, especialista de producción de la Empresa Agropecuaria masoense, quien basa sus vaticinios en el pobre saldo de los acopios registrados en septiembre.

En el primer mes de cosecha, señaló el experto, apenas procesamos unas mil 300 latas del rubro exportable lo que tan solo representa unas 2,6 toneladas de las 295 previstas a llevar a la industria este año.

Teniendo en cuenta la experiencia y el comportamiento histórico de la maduración del grano en estas serranías, precisó Ortega, a mediados de octubre tendremos entre 3 mil y 4 mil latas de café maduras en los campos.

Si a ello agregamos que la mayor parte de ellas serán de las variedades arábicas, o sea de las más pronto gotean, el reto se vislumbra más duro y decisivo para los caficultores del territorio, acotó el especialista.

Es por ello que desde este momento ya se adoptan las primeras providencias en el lomerío masoense haciendo que las fuerzas internas mantengan el control de cualquier brote de maduración del grano a partir de un trabajo constante y sistemático en cada campo.

Este año la cosecha cafetalera en Bartolomé Masó no contará con el tradicional aporte de los estudiantes movilizados en la escuela al campo, aspecto que también se suma a los imprevistos que puedan surgir en octubre, uno de los meses que más lluvias deja en estas montañas.

Comparte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

tres × 4 =