Ni la lluvia de la mañana ni el mal tiempo pronosticado impidieron que capitalinos y residentes de otras regiones acudieran hoy a las agencias de viajes de la ciudad, en busca de boletos para viajar a otras provincias cubanas, luego de casi 300 días sin los servicios de ómnibus y trenes, a causa de las medidas impuestas para contener la COVID-19.

Las ocho agencias de reservaciones de La Habana abrieron sus puertas esta mañana a cientos de personas que pretenden antes de finalizar el año visitar a sus familiares en otras provincias o regresar a sus territorios, luego del anuncio del reinicio de la transportación interprovincial por Ómnibus Nacionales y la Unión de Ferrocarriles de Cuba, el primero de noviembre.

Largas colas y aglomeración de personas marcaron esta jornada en las agencias de la empresa Viajero, al decir de Roberto Charó Rodriguez, residente en el Cerro, quien desde las cinco de la mañana llegó a la Agencia de Reservaciones Tulipán, en la barriada de Nuevo Vedado, para comprar boletos de ferrocarriles hacia Guantánamo, y ya había muchas personas en el lugar.

El jefe de ese centro, Sergio Marchante Betancourt, explicó en exclusiva a la Agencia Cubana de Noticias que pese a la aglomeración de clientes, se mantiene la disciplina en la entrada y dentro del establecimiento, y se da prioridad a los discapacitados a la hora de comprar los pasajes.

Desde que conocimos de la reanudación de la comercialización, en la agencia nos preparamos para recibir la afluencia de personas que desde hace meses necesitan trasladarse a otras regiones por diferentes motivos, comentó.

Por el momento todos en la cola han entendido las explicaciones sobre cómo procedemos a la venta y las características de la reanudación de la transportación por ómnibus, trenes y por vía marítima en noviembre, agregó Marchante Betancourt.

La transportación interprovincial por Ómnibus Nacionales se reestablece con limitaciones, por el déficit de combustibles y el estado del parque vehicular; para noviembre se planifican 54 salidas diarias, principalmente para interconectar las cabeceras provinciales con La Habana, nada comparable con los 200 viajes que tenían lugar antes de la pandemia.

En tanto, el transporte ferroviario, servicio con la menor afectación, reabre sus operaciones desde La Habana hacia Guantánamo, Santiago de Cuba, Holguín y Bayamo-Manzanillo, con una frecuencia cada cuatro días, y el transporte marítimo hacia la Isla de la Juventud, con tres salidas semanales.

Según Walter Luis Duverger, director Comercial de la Empresa Viajero y uno de los cuadros de la entidad que acompañan la reanudación de la comercialización en la agencia de pasajes de Diez de Octubre, en las colas de las agencias se da entrada al establecimiento a una persona con discapacidad por otras seis, una medida que busca proteger al personal con mayores riesgos frente a la COVID-19.

Sobre el reintegro de boletos, declaró que aquellos clientes que los tenían sacados antes del cierre del servicio en enero tienen la oportunidad de reembolsar el pasaje y ahora adquirir otro, en dependencia de las capacidades de comercialización.

Ese es el caso de Gisela Coba García, residente en Habana del Este y también clienta en la agencia de Diez de Octubre, la cual había comprado sus boletos hacia Granma por la aplicación Viajando y, después del correspondiente reintegro, hoy adquirió otros.

Josefa Fuentes Milanés, quien lleva diez meses varada en La Habana y hasta el momento no había podido retornar a su Granma natal, expresó su regocijo por la flexibilización de la medida, pues no pudo transportarse en la única oportunidad que tuvo para regresar a su provincia, organizada por los gobiernos municipales de La Habana.

Comparte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

5 − 1 =