Cuba y Estados Unidos tienen mucho que ofrecerse mutuamente de no existir hoy el bloqueo, afirmó el emigrado Félix Sharpe al rechazar esa absurda política impuesta a su país de nacimiento por gobiernos de la Casa Blanca.

Si se abriera, normalizara y permitiera el comercio eso cambiaría todo para ambas partes, expresó Sharpe desde Michigan en declaraciones a Radio Miami.

“Cuba ha logrado cumplir con tantas cosas buenas para el mundo, imaginen una Cuba sin bloqueo, la medicina cubana de no existir el bloqueo, la economía sin bloqueo, que se pudiera negociar sin temor a sanciones, Cuba sería un país del primer mundo”, enfatizó.

Igualmente comentó que, con su experiencia en la erradicación del analfabetismo, Cuba también podría aportarle a Detroit, una de las ciudades de mayores índices de iletrados en Michigan.

Al subrayar que la soberanía de la isla se debe respetar, Sharpe dijo que ese cerco unilateral “es un absurdo” destinado a causar dificultades al ser humano, lo cual calificó de injusto.

Explicó que hay más de 50 mil cubanos que viven en ese estado y desde hace años muchos trabajan allí por lograr la normalización entre los dos países por lo que enumeró varias iniciativas materializadas y “vienen más”.

Anticipó que para el primer trimestre de 2022 alrededor de 28 legisladores estaduales planifican viajar a Cuba y recordó que otros lo hicieron en época reciente.

Además, informó que recaudaron fondos para la compra de leche en polvo, alimentos y almohadillas sanitarias, cuyo primer envío ya preparan antes de finalizar este año.

Durante la entrevista concedida a la emisora, Sharpe criticó que el presidente Joe Biden “no acaba de cumplir sus promesas” de campaña respecto a Cuba y que mantenga la misma línea de Donald Trump.

Advirtió que los demócratas le tienen miedo a la política de la Florida y al parecer al actual ocupante del Despacho Oval le interesa «cumplir con los que no lo eligieron», pensando en términos electorales.

Señaló que quizás no desean correr riesgos, teniendo cuenta los comicios de mitad de mandato del venidero año y más allá, si Biden decidiera la reelección en 2024.

Emigrado con sus padres a Estados Unidos en 1966, no fue hasta 2012 que pudo regresar a La Habana “y me encantó”, indicó Sharpe al saludar la reapertura de Cuba a viajeros internacionales este 15 de noviembre después de 20 meses de combate a la pandemia de Covid-19.

Ratificó que «hay esperanza, un movimiento en Estados Unidos a favor de retomar el proceso de acercamiento» que comenzó en 2014, en la última etapa del mandato de Barack Obama, y que interrumpió luego Trump.

Comparte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

18 − 2 =